En su discurso ante la Asamblea Legislativa en homenaje al Bicentenario de la Independencia, el senador nacional Gerardo Zamora dijo que en esta hora “tenemos una gran obligación con nuestra Patria”, en alusión tanto a quienes cumplen la función legislativa, como “el empresariado, el que enseña como el que aprende, el campo, la ciudad o la industria”.

Ésta fue la reflexión del senador santiagueño: “Esta posibilidad que tenemos hoy, también nos recuerda que tenemos una gran obligación con nuestra Patria, que nos toca ser protagonistas en este presente, desde cada uno de los lugares de nuestra responsabilidad…y no solo a los que tenemos responsabilidades públicas, nos abarca a todos: desde los representantes del trabajo o el empresariado, del que enseña como del que aprende, desde el campo, la ciudad o la industria…. y sobre todas las cosas, desde el corazón de cada uno de nosotros, para honrar con nuestro compromiso ciudadano, a quienes nos legaron esta Nación, la que nos debe seguir conteniendo a todos”. Y lo debemos hacer con renovado espíritu patriótico, para consolidar ese camino de grandeza con el que soñaron aquellos compatriotas, en la construcción de nuestra Nación, y especialmente quienes ese 9 de Julio de 1816, en esta histórica y hermosa Tucumán nos dieron nuestra Independencia.

 

Este Bicentenario es algo que nos merecemos festejar, no dudemos de eso…pero es también la oportunidad para unirnos en ese compromiso con nuestra Patria… cuidarla, defenderla, respetarla… ser soldados de ella con las armas de la convivencia y el amor fraterno a nuestra tierra! Porque esa gesta, es también nuestra hoy…porque nuestros actos y realizaciones cotidianas, por más simples que parezcan, nos trascienden, y con ellos estamos sentando también las bases fundamentales para los tiempos que vendrán…. para las generaciones futuras. No puedo soslayar que hablo en representación de un Bloque Provincial, y que todos los legisladores santiagueños, somos conscientes que nuestra provincia ha sido protagonista indiscutible junto a este Norte Argentino en aquel formidable proceso, que entregó la sangre de sus hijos sin dudarlo, desde el primer grito libertario de 1810 en adelante con verdadero patriotismo. Por eso permítanme homenajear entonces a los 317 bravos Patricios Santiagueños, a Borges, a Ibarra y a todo el pueblo santiagueño.. porque en nuestra memoria y en su legado, están aquí de alguna manera, junto a Pedro León Gallo y Francisco de Uriarte, proclamándonos una Nación libre de todo dominio y eso nos llena de orgullo, nos compromete también con el federalismo, como algo fundamental para crecer con verdadera libertad e igualdad, y nos compromete ineludiblemente con la política –porque comparto que debemos reivindicar a la política como herramienta de transformación- y es esencial entonces, que la política también nos una, más allá de las identidades y orígenes que cada uno de nosotros pueda tener.

 

Es nuestra responsabilidad, la búsqueda permanente de coincidencias necesarias, para que nuestra Argentina de jóvenes 200 años pueda proyectar definitivamente su destino de grandeza.

 

Ese es el mejor homenaje, a todos los que ya no están entre nosotros, pero nos trajeron hasta aquí. Y de esta manera ese Histórico Congreso de Tucumán entonces, deja de ser solo la imagen de una fecha que recordamos y pasa a tener el más importante de los sentidos, al saber y sentir que todo: lo que fuimos y lo que somos, nos convierte en La Patria, y que sentirnos parte de ella entonces, nos brinda la mayor felicidad: la de saber que tenemos futuro. Que Dios nos acompañe y nos Guíe en ese camino”.

Mercedes