La Oficina de Gestión de Audiencias (OGA), es la encargada de la organización de las audiencias penales en la ciudad Capital y a lo largo de año 2020 atravesó por múltiples cambios con el objetivo de adaptar su desenvolvimiento a las medidas sanitarias adoptadas por el Superior Tribunal de Justica a fin de evitar la propagación del virus del COVID 19.
De esta forma lo determinó el coordinador del organismo, Dr. Guillermo Paradelo, quien determinó que “fue año marcado por la pandemia y por profundos cambios, comenzando por una feria extraordinaria e inédita y continuando por la fluctuación al sistema de la virtualidad con el objetivo de dar continuidad al servicio de justicia con la mayor celeridad y eficacia posible, no solo en nuestra oficina, sino en todos los organismos del Poder Judicial”.
“La primera etapa de cambios fue bastante compleja, pero pudieron incorporarse las modificaciones necesarias con lo vertiginoso que esto resultó en el fuero Penal donde la presencialidad era algo cotidiano y hasta necesario”.
“De esta forma, con la incorporación de la Mesa Virtual a finales de abril la actividad del organismo se activo íntegramente, siendo necesario trazar una nueva estructura de trabajo donde la actividad remota se estableció como regla primordial y donde fue necesario una presencia reducida de personal en el organismo a fin de brindar atención y disipar dudas en los profesionales”.
La OGA, constituyó a lo largo de este 2020 uno de los organismo donde la virtualidad cobró más relevancia, puesto que el desenvolvimiento paso a ser íntegramente remoto partiendo de la recepción de escritos de letrados por medio de la Mesa Virtual para continuar con la organización y desarrollo de audiencias vía plataforma virtual.
En este marco, el funcionario especificó que la virtualidad genero grandes ventajas como brindar celeridad y eficacia a los procesos penales, disipando problemáticas propias de la presencialidad como las demoras o ausencias de algunas de las partes, lo que impactó directamente en el número de procesos concretados mensualmente, generando un marcado incremento.
Sin embargo, este proceso también tuvo sus desventajas como la ausencia en algunos casos de los imputados a raíz de la falta de herramientas tecnológicas adecuadas para poder concretar el proceso a través de la plataforma virtual o muchas veces las fallas en las líneas telefónicas o de Internet.
En relación al desenvolvimiento del personal, el profesional manifestó que “fue muy adecuado, ya que el equipo mostro predisposición en la organización permitiendo que el proceso de adaptabilidad a esta nueva forma de trabajo remota sea más llevadera y asegurando la continuidad del servicio a los letrados”.
“Por tal motivo si tuviera que hacer un balance respecto al desenvolvimiento general del organismo, este sería muy positivo, ya que el trabajo mancomunado del equipo y la incorpración de la virtualidad, permitió registrar una cifra aproximada de 500 a 550 ingresos a través de la Mesa Virtual, los que representaría un total aproximado de entre 4000 a 4400 presentaciones recepcionadas”.
“Asimismo, la implementación de la modalidad virtual de las audiencias, permitió el desarrollo de un promedio de entre 280 a 300 audiencias por mes, lo que se traduce en aproximadamente 4 a 5 audiencias diarias”.
“Esto permite mostrar no solo el marcado crecimiento de la actividad desarrollada por el organismo a lo largo de este año, sino también el desarrollo de una gestión comprometida y eficiente tanto por magistrados, funcionarios y los empleados que forman parte de la OGA”.

Rodo Claramonte