Pfizer ha disminuido hasta en 50% el volumen de la vacuna contra el Covid-19 que entregará a los países de la Unión Europea esta semana, dijeron, varias autoridades, en medio de una creciente frustración por los escasos suministros que provee la farmacéutica estadounidense.

Rumania recibirá la mitad de los suministros previstos esta semana y las entregas se normalizarán a partir de la próxima semana, dijo a Reuters el viceministro de Salud, Andrei Baciu.

La situación era similar en Polonia, que el lunes obtuvo 176.000 dosis de la vacuna de Pfizer, una baja de alrededor de 50% respecto a lo esperado, dijeron autoridades. El gobierno checo se estaba preparando para que alteración de los suministros se extienda por semanas, lo que retrasa la campaña de vacunación cuando se estaban aplicando segundas dosis.

“Estimamos que habrá una reducción en el número de citaciones para vacunar personas en las próximas tres semanas”, dijo el ministro de Salud, Jan Blatny, a periodistas este jueves, ya que las entregas de Pfizer al país han caído en 15% esta semana y descenderán en hasta 30% en las próximas dos semanas.

Pfizer y su socia alemana BioNTech se han negado a emitir comentarios sobre los recortes de suministros más allá del comunicado que divulgaron la semana pasada anunciando disminuciones en los embarques para poder ampliar la capacidad de producción en Europa.

La farmacéutica estadounidense ha dicho a Bulgaria y Polonia que reemplazará las dosis faltantes, de acuerdo a autoridades.

Pero el Instituto Serum de Dinamarca dijo que el volumen 50% inferior en las vacunas esta semana conllevará a una escasez de 10% en suministros en el primer trimestre.

Algunos funcionarios dicen que la decisión de Pfizer está socavando sus esfuerzos por inocular a sus ciudadanos y frenar una pandemia que ha causado más de 2 millones de muertes en el mundo.

Mercedes