A partir de una decisión del Banco Central de la República Argentina, la Superintendencia de Entidades Financieras investigará de oficio para determinar si los bancos aplicaron correctamente el plan de financiamiento de los saldos de tarjetas de crédito que se pudieron refinanciar en el plan de tres meses de gracia y nueve cuotas fijas, sin intereses punitorios, ni recargos.
Cumplido los tres meses de gracia, en agosto comenzó a vencer la primera de las nueve cuotas.
Los bancos tuvieron que aplicar en forma obligatoria y automática este plan a los usuarios que dejaron saldos pendientes de pagos al 30 de abril.
Más de 2,5 millones de hogares recibieron este mes sus resúmenes de tarjeta con las cuotas del plan de refinanciamiento dispuesto, en el inicio de la cuarentena, y se encontraron con el cobro de un interés mayor al anunciado (que era del 43%) y con la necesidad de cubrir esos importes en momentos en que sus economías están colapsadas debido al impacto de la pandemia.
Así se evidenció en un informe publicado ayer por la consultora CERX, quien aseguró que había disparidades entre lo que se cobra, en algunos se cumple el 43% y en otros no, lo que desconcierta. Además mucha gente que entró pensó que pagaría $ 147 cada $ 1.000 de cuota. Pero llegaron más de $ 400 por cada $ 1.000 de cuota. Es que la cuenta es más compleja: porque los $ 147 además de no incluir IVA sobre intereses, no se cobra sobre $ 100 de cada cuota, sino en cada cuota se cobran $ 147 sobre cada $ 1.000 de la deuda inicial total, no sobre la deuda que va quedando.

Rodo Claramonte