El Ministerio de Salud de la Provincia, a través de la Secretaría Técnica de Epidemiología, confirmó el fallecimiento de una mujer de 50 años por “influenza A” en la provincia, e informó que se trata de una persona con factores de riesgo que no estaba vacunada.

Asimismo, comunicó que esta semana, el virus de la influenza fue diagnosticado en dos niños de entre 5 y 10 años que evolucionan favorablemente de las complicaciones respiratorias provocadas por la enfermedad. Con estos casos, se advierte a la comunidad que se encuentra circulando el virus en la provincia, y que ya se están presentando los primeros casos con complicaciones en poblaciones de riesgo.

En este sentido, desde la cartera sanitaria recomendaron vacunarse contra la gripe a embarazadas, bebés de 6 a 24 meses, adultos mayores y personas con enfermedades crónicas. Es importante señalar que la vacuna es gratuita y obligatoria y está disponible en todos los centros de salud para embarazadas, en cualquier momento de la gestación; puérperas hasta 10 días después del parto, si no la recibieron durante el embarazo; todos los niños de 6 a 24 meses (deben recibir dos dosis separadas por al menos 4 semanas); niños y adultos de 2 años a 64 años con enfermedades respiratorias, cardíacas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas con índice de masa corporal mayor a 40, diabéticos, y personas con insuficiencia renal crónica en diálisis; personas mayores de 65 años; convivientes de enfermos oncohematológicos; convivientes de bebés prematuros menores de 1.500 gramos, y para todo el personal de Salud.

Cuáles son los síntomas a los que se debe estar atentos

Al igual que la gripe estacional o común, la gripe A H1N1 comienza habitualmente en forma brusca y los síntomas más frecuentes son fiebre alta, tos seca, dolores de cabeza, dolores musculares, decaimiento intenso y dolor de garganta. Sin embargo, hay síntomas que denotan complicaciones, a los cuales hay que estar atentos. Ellos son: en niños, respiración acelerada o problemas para respirar, coloración azulada de la piel (cianosis), ingesta insuficiente de líquidos y síntomas similares a los de la gripe que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos.

En los adultos: dificultad para respirar o falta de aire, dolor o presión en el pecho o abdomen, confusión y /o mareos, vómitos graves o persistentes y síntomas similares a los de la gripe que mejoran, pero luego reaparecen con fiebre y agravamiento de la tos. ¿Qué hacer si nos enfermamos? Si tiene síntomas de gripe, debe permanecer en su casa y evitar el contacto con otras personas, excepto para buscar atención médica.

Hasta el momento, la mayoría (más del 90%) de las personas con H1N1 han padecido una enfermedad leve y no han requerido atención médica o medicamentos antivirales. Sin embargo, algunas personas tienen más posibilidades de padecer complicaciones por la gripe H1N1 y deben consultar a su médico precozmente a fin de modificar con la administración del antiviral el curso de la enfermedad. Ellos son los pacientes en riesgo.

Mercedes