El gobernador se refirió a los despidos de 117 trabajadores de la planta de biodiésel y crushing con una fuerte crítica el modelo económico del Gobierno Nacional.

En la jornada de este viernes, 117 trabajadores de la planta de biodiésel y crushing  fueron notificados por Viluco, la firma de capitales tucumanos radicada en Frías para quedar cesantes.

Sobre esta situación, el gobernador de Santiago del Estero, Dr. Gerardo Zamora se mostró muy “dolido y amargado”.

En diálogo con Radio Panorama, el mandatario provincial destacó: “A las nueve nos enteramos que cerró una empresa, a las diez otra, textiles en todos el país, molinos, empresas de calzados, comercios, es lo que está pasando en el país lamentablemente”.

“La verdad que estoy dolido y amargado, esta gente ganaba mínimo 60 mil pesos por mes, quizás mucho de ellos votaron a este gobierno pensando de que le iban a pagar más y hoy me duele por esos trabajadores. No es fácil volverlos a insertar en el mercado laboral con un sueldo de esas características”.

“Vemos miles de empleados de comercios sin trabajo, comercios cerrados, pymes cerrando todos los días y obviamente las medianas y grandes industrias sufriendo las consecuencias de un modelo económico totalmente equivocado y fuera de lo que es la producción” analizó.

Luego, Zamora agregó: “Me duele esta situación porque lo advertimos, lo veiamos venir y lo dijimos en la campaña electoral; si se aplican este tipo de políticas donde te sacan subsidios, se abren importaciones y ya desde el 2015 y 2016 lo veníamos diciendo”.

“Yo voy a dar dos ejemplos que estamos sufriendo que ya no son noticias de los diarios. Había en diciembre del 2015 en Coteminas Argentina 1050 trabajadores santiagueños, hoy quedan 600; y había en Viluco, también empresa netamente nacional de gente de Tucumán que ha invertido muchísimo dinero y a estas dos empresas nosotros apoyamos con la promoción industrial que tenía más de 300 operarios en 2015, quedaban 200 y ahora nos estamos enterando que despidieron a más de 120” agregó.

Con respecto a la empresa Viluco mencionó: “Ojalá que la empresa no cierre con los 80 que quedan porque cuando esto cambie, se termine esta timba financiera se piense en un país de otra manera, la empresa podría volver a recobrar empuje. El problema es que si cierra hay que abrir una industria nueva”.

 

Por Mercedes