El senador nacional Gerardo Zamora se refirió al veto de la ley de Emergencia Ocupacional por parte del presidente Mauricio Macri, y si bien se opuso a la medida, se mostró expectante de que “al país le vaya bien y ojala que día a día, todas las medidas que se puedan tomar y discutir, sean en buena fe, y beneficien a los trabajadores”.

Sobre la posición de los diputados nacionales por Santiago del Estero en el Congreso en el tratamiento de la ley, Zamora sostuvo que “los legisladores santiagueños acompañaron el pedido de las cinco centrales sindicales que pidieron la ley”.

“Considerábamos que era una vía importante una ley bastante acotada, que permitía nada más que por seis meses tratar de aportar a la estabilidad laboral de los sectores del trabajo. La visión del Gobierno nacional fue otra, decidió vetarla y la respetamos, porque está dentro de las clausulas constitucionales”, señaló.

El senador nacional planteó que ante las dificultades del mercado, modificaciones en los parámetros económicos nacionales o internacionales, “sería un gran error que los empresarios despidan trabajadores, que sería perjudicial porque en definitiva, son los trabajadores los que consumen lo que se produce en el país”.

“El mercado interno es muy importante, porque genera un fuerte desarrollo de inclusión, y hace que la industria nacional no se detenga. Si los industriales y empresarios deciden despedir gente en momentos como este, es una visión errada, y el Estado debe estar presente para regular. La ley (vetada) tenía la intención regulatoria de un mercado que ha empezado a preocupar, porque ha habido muchos despidos, suspensiones laborales, pero atento al veto, es hora que el empresariado argentino cumpla con su responsabilidad que va en su propio interés. Lo peor que podemos hacer, es que haya menos trabajos en la Argentina”.

Mercedes