“Sería muy irrespetuoso pensar qué es lo que voy a hacer dentro de cuatro años”, señaló al ser consultado si será su último mandato de ganar en octubre. Qué opina de CFK, del radicalismo y el PJ.

El senador nacional y candidato a gobernador por el Frente Cívico, Gerardo Zamora, calificó de “muy buena” su relación con el gobierno de Mauricio Macri. Rescató que pese a ser opositor, quiere que al Gobierno y al país “le vaya bien”.

También confesó por qué quiere gobernar de nuevo la provincia y qué piensa de Cristina y del radicalismo, en una entrevista que concedió al diario La Nación, y en la que dejó importantes declaraciones y que se reproduce a continuación:

-¿Por qué vuelve a ser candidato?

-Tenemos un proyecto político provincial que tiene todavía muchas cosas por hacer. Una próxima gestión de gobierno tendría que empezar con una vara muy alta porque hemos avanzado mucho en términos de infraestructura básica y hemos generado algunas políticas de Estado que han ido permaneciendo, a lo cual, la actual gobernadora, le ha dado un fuerte contenido social. No obstante, debemos reconocer, faltan muchísimas cosas por hacer.

-Le pasó el gobierno a su esposa y ahora ella se lo podría entregar a usted. ¿No le hace ruido?

-La verdad que (la postulación) fue producto de un acuerdo político. En ese momento, el candidato natural era yo y todo el mundo sabe que me suspendieron la elección cuatro días antes. Eso, fuera de toda previsión, implicó tener que armar una fórmula consensuada. La gobernadora actual dudó en algún momento, porque era un traspaso mío hacia ella, pero el que vota es el pueblo. Lo mismo va a ocurrir ahora. Si hubiera ocurrido lo que pasó con varios gobernadores, que han tenido un tercer mandato, quizás hoy estaría terminando mi tercer y último mandato.

-Han ganado con cifras superiores al 60%. ¿A qué atribuye tamaño respaldo?

-A la construcción política que significa un proyecto provincial de unidad, una estructura amplia, plural y homogénea de muchos sectores políticos de nuestra provincia. Y después, a la gestión. Somos una provincia que realiza obras, que está ordenada financieramente, que no tiene muchos empleados públicos. Somos una de las pocas provincias que no tienen déficit fiscal y no tienen endeudamiento.

-¿Cuál es la relación de su proyecto provincial con el gobierno de Macri?

-En términos institucionales, muy buena.

-¿En qué se basa esa buena relación?

-En el respeto institucional. Nosotros estamos muy agradecidos porque hemos tenido de la gestión anterior muchas obras con aportes nacionales y no ha cambiado el panorama, para nada. Le hemos manifestado al Presidente que estamos muy agradecidos. Eso lo valoramos, más allá de las posiciones políticas que puedan existir en términos nacionales.

-¿Mientras dure esta buena relación habrá apoyo de sus legisladores al Ejecutivo?

-El voto de la gente nos ha puesto de opositor, porque nosotros no apoyamos al candidato de este gobierno. Pero no somos opositores destructivos y no queremos que al Gobierno y, por lo tanto, al país, le vaya mal. Para nosotros, lo más importante es defender los intereses de Santiago del Estero. Todas las leyes que sean buenas para Santiago del Estero las vamos a apoyar; y si también son importantes para el país, no vamos a poner obstáculos. Hemos aprobado muchas leyes importantes porque las considerábamos necesarias, como el presupuesto, la salida del default, la integración de la Corte Suprema. Tiene que haber gobernabilidad. El voto sagrado de la gente es el que define quién gobierna.

-¿Qué opina de la oposición que hace Cristina Kirchner?

-La ex presidenta está en una posición de candidata. Yo voy a ser respetuoso de las posiciones de cada uno. Podré compartir algunas cosas y otras no. Nuestra preocupación es la provincia.

-¿A pesar de reivindicarse como radical, le gustaría tallar en la interna peronista para 2019?

-No, para nada. Soy un dirigente provincial, no tengo ninguna aspiración nacional, no me da el piné.

-¿A quién apoyaría en la interna peronista?

-No soy afiliado, por lo cual no voy a elegir en una interna. Hasta siendo radical, por ahí más radical que muchos radicales, tengo el profundo respeto de no opinar en la interna radical. Sería muy irrespetuoso de mi parte.

-¿Éste sería su último mandato?

-En menos de 30 días son las elecciones. Sería muy irrespetuoso pensar qué es lo que voy a hacer dentro de cuatro años. Hay muchas cosas que todavía faltan. Lo que será después de mi vida política, lo veremos.

-¿Con qué nota calificaría al Gobierno?

-No me gusta calificar. Puedo hablar desde la humilde posición de santiagueño. En la relación institucional, una nota muy buena porque la gente ve que las obras que se estaban haciendo se terminan y que se inician nuevas.

-¿Y en materia económica?

-Diría que estoy preocupado en términos económicos globales, como seguramente estamos preocupados todos. Al Gobierno todavía le falta bajar el déficit fiscal y creo que ha llegado un momento en que ese déficit fiscal no siga generando deuda. Ahí es donde, quizá, la nota no sea tan buena. Pero todavía no ha llegado a los dos años y hay que darle la posibilidad de que esto mejore.

 

A %d blogueros les gusta esto: