El medio del desabastecimiento hay una gran dispersión de precios, tanto entre las distintas petroleras como entre ciudades.

Mientras el Gobierno nacional anunciaba que el precio del gasoil iba a subir un 12% promedio, a partir de la cero de hoy; la petrolera estatal YPF subió ayer por la tarde sus valores entre un 16% y un 21%, adelantándoce en tiempo y porcentaje.

En ese sentido, el litro de este combustible aumentó en el caso del diesel 500, de $123,40 a $143,10, es decir un 16%, mientras que el Infinia, tuvo un incremento de $161 a $195 y un 21%.

El precio de las naftas mantiene sus valores en $127,70 y $157,40 respectivamente, por el momento.

La escasez de gasoil se agravó en el mes de mayo semana a semana, generando desabastecimiento y sobreprecios de hasta el 60% y un sin número de complicaciones para todo el transporte público de colectivos, de cargas y mercaderías en general, así como también en los trabajos rurales durante la época de cosechas y preparación de suelos para las siembras.

Así también comenzaron las distorsiones de precios ya que había grandes diferencias de precios entre estaciones de servicio de distintas marcas petroleras, incluso tampoco se cumple con la tradición de igual precio en las estaciones de igual marca.

De tal modo que hoy en una misma ciudad de una estación a otra se pueden conseguir marcadas diferencias de precios en los combustibles.

A pesar de que el jefe de Gabinete de ministros de la Nación, Juan Manzur, había prometido el 2 de junio que estaban los dólares y las directivas para que se importe el gasoil necesario para abastecer al país, el combustible no aparece.

Ayer el Gobierno nacional anunció medidas para incrementar la producción local y la importación de gasoil (ver pág.2) a la vez que autorizó a YPF a subir sus precios.

Cómo informáramos ayer, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotranspor te de Cargas (Fadeeac), actualizó el mapa del abastecimiento de gasoil en el país y mostró que entre el 5 y el 15 de junio, 21 provincias presentaban problemas para acceder al mismo.

Hasta la muestra anterior (reflejaba la situación entre el 25 de mayo y el 5 de junio), las provincias hidrocarburíferas de la Patagonia eran la excepción. Sin embargo, ahora Río Negro y Santa Cruz también ingresaron al grupo cada vez mayor de provincias con problemas para la carga normal.

“ E s t a m o s f r e n t e a u n efecto de manta corta: hay desvío de combustible desde el Sur para intentar compensar la situación de las regiones más complicadas, en el Centro y Norte del país. La situación se complica con el paso de los días y lo que nos genera mayor preocupación es que no vemos soluciones concretas a corto plazo. Aumentar el corte del biodiesel puede ser una medida paliativa, pero no resuelve la cuestión de fondo. Más allá de los anuncios oficiales sobre la supuesta importación de gasoil no tenemos certezas de cuándo ocurrirá eso”, dijo Roberto Guarnieri, presidente de Fadeeac.

“El gasoil al que podemos acceder es escaso y el precio, en muchos casos, discrecional. Esta situación enfrenta a dos sectores productivos clave para el desarrollo del país: el agropecuario y el transporte de cargas. Es un momento en el que se requieren de los m a y o r e s e s f u e r z o s p a r a compatibilizar estas dos actividades que son complementarias y vitales para el repunte económico”, agregó Guarnieri. E

l 94% de los transportistas de carga sufrió algún tipo de dificultad a la hora de intentar repostar. Mientras que en la mayoría de las provincias rigen cupos de carga menores a los 20 litros por unidad, un camión necesita entre 35 y 40 litros promedio para recorrer 100 km.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: