La situación del faltante se agudiza cada día más en el país. Solo 3 provincias tienen abastecimiento normal. Axion subió los precios del diesel por segunda vez este mes. Señalan que aumentar el corte con biodiesel traerá más alzas.

Mientras el transporte de cargas pide medidas urgentes y concretas ante el creciente desabastecimiento de gasoil que ya llega a casi todo el país, el Gobierno decidió aumentar el porcentaje de mezcla de biodiesel en ese combustible, pero las petroleras advirtieron que esa medida aumentará el precio e incluso podría dañar los motores.

A su vez, la cámara de empresas distribuidoras de garrafas anunció que necesitarán un reajuste de precios antes de la llegada del invierno en parte, por todas las dificultades que acarrea el traslado de gas envasado ante la falta de combustible. El jefe de Gabinete Juan Manzur había prometido a inicios de mes que “se va a importar más gasoil, los dólares están para traer la totalidad del gasoil que haga falta”. Pero a inicios de año eran 8 las provincias afectadas por la escasez del combustible y ahora son 21.

El miércoles, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), actualizó el mapa del abastecimiento de gasoil en el país y mostró que entre el 5 y el 15 de junio, 21 provincias presentaban problemas para acceder al mismo.

Hasta la muestra anterior (reflejaba la situación entre el 25 de mayo y el 5 de junio), las provincias hidrocarburíferas de la Patagonia eran la excepción. Sin embargo, ahora Río Negro y Santa Cruz también ingresaron al grupo cada vez mayor de provincias con problemas para la carga normal.

“Estamos frente a un efecto de manta corta: hay desvío de combustible desde el Sur para intentar compensar la situación de las regiones más complicadas, en el Centro y Norte del país. La situación se complica con el paso de los días y lo que nos genera mayor preocupación es que no vemos soluciones concretas a corto plazo. Aumentar el corte del biodiesel puede ser una medida paliativa, pero no resuelve la cuestión de fondo. Más allá de los anuncios oficiales sobre la supuesta importación de gasoil no tenemos certezas de cuándo ocurrirá eso”, dijo Roberto Guarnieri, presidente de Fadeeac.

“El gasoil al que podemos acceder es escaso y el precio, en muchos casos, discrecional. Esta situación enfrenta a dos sectores productivos clave para el desarrollo del país: el agropecuario y el transporte de cargas. Es un momento en el que se requieren de los mayores esfuerzos para compatibilizar estas dos actividades que son complementarias y vitales para el repunte económico”, agregó Guarnieri.

En abril, Fadeeac empezó a realizar una consulta semanal a sus asociados para relevar las condiciones de acceso al combustible, restricciones o faltantes, tiempos de espera y precios. Este miércoles, el “semáforo virtual” que monitorea en tiempo real la disponibilidad de combustible en el país, reveló lo siguiente: *) En 14 provincias hay muy bajo o nulo suministro en estaciones de servicio: Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, Chaco, Formosa, San Juan, y Mendoza. **) En 5 provincias el promedio de suministro es de 20 litros por unidad: CABA, San Luis, La Rioja, Catamarca, y La Pampa. ***) En 2 provincias se cargan entre 51 y 100 litros: Río Negro y Santa Cruz. ****) En 3 provincias no se registran problemas de abastecimiento ni cupos: Neuquén, Chubut y T. del Fuego.

El 94% de los transportistas de carga sufrió algún tipo de dificultad a la hora de intentar repostar.

Mientras que en la mayoría de las provincias rigen cupos de carga menores a los 20 litros por unidad, un camión necesita entre 35 y 40 litros promedio para recorrer 100 km.

Los dos problemas principales detectados están relacionados con el volumen de carga de combustible permitido y con el tiempo de espera para lograrlo.

Por los costos de logística, fraccionadores de garrafas demandan un reajuste en el precio

El presidente de la Cámara de Empresas de Gas Licuado (Cegla) que agrupa a las envasadoras y distribuidoras de gas en garrafa señaló que por la falta de gasoil “estamos llegando con demoras y con costos muy elevados que se suman a los atrasos que ya teníamos en la estructura de costos deficitaria. El GLP llega pero está todo muy al límite”, indicó Pedro Cascales.

Destacó que “sumado a los temas logísticos está el tema de costos, porque hoy llevar el GLP al norte desde las plantas de producción está en el orden de $152 por cada 10 kilogramos de butano lo cual, sumado al costo del butano de $151,50 supera en casi $20, los precios que autoriza la secretaría de Energía a los fraccionadores a vender el gas a los distribuidores por cada garrafa de 10 kg de producto”.

Señaló que “solo con el flete primario sin considerar ningún costo adicional ya el fraccionador de gas envasado está con margen negativo de $20 por cada garrafa de 10 kg. En síntesis si no hay actualización de precios independientemente que necesitamos gasoil, el negocio se torna insostenible”.

Puntualizó que “el precio autorizado de venta de fraccionador a distribuidores en todo el país es de $283 por cada garrafa de 10 kg independiente de la distancia que el producto deba ser transportado”. Por ello, indicó que “se va a necesitar un reajuste de precios en el invierno o antes”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: