Determinaron que sólo el 1% optó por un solo método, y el resto consume los dos, lo cual triplica la posibilidad de adquirir una enfermedad de este tipo.

Vapear es inhalar el vapor creado por un cigarrillo electrónico u otro dispositivo para vapear. Los cigarrillos electrónicos son dispositivos a pilas para fumar. Tienen cartuchos llenos de un líquido que suele contener nicotina, saborizantes y sustancias químicas.

Si bien el cambio del cigarrillo tradicional al electrónico parecía que reduciría el riesgo de padecer una enfermedad pulmonar, recientes estudios de científicos de la Universidad de California demuestran lo contrario.

También puede provocar un ataque de asma. Vapear causa una inflamación en los pulmones a corto plazo parecida a la provocada por los cigarrillos regulares. El vapor sin nicotina puede causar una inflamación mayor. … Normalmente, los cigarrillos electrónicos tienen nicotina, una neurotoxina muy adictiva.

Determinaron que sólo el 1% optó por un solo método, y el resto consume los dos, lo cual triplica la posibilidad de adquirir una enfermedad de este tipo.

El cigarrillo electrónico (también llamado ecig) es un sistema electrónico, creado en China en el año 2004, que utiliza una pequeña batería para calentar una solución líquida y convertirla en vapor. Su diseño generalmente imita un cigarrillo, un cigarro o una pipa.

Sin dudas que esta moda, según diversos estudios realizados, provoca daños en el pulmón como neumonías y lesiones similares al enfisema, que es una de las enfermedades que causa la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), entre otras. Ahora, una nueva investigación arroja nuevos datos de los riesgos de esta supuesta alternativa al tabaco.

La investigación realizada por científicos de la Universidad de California reveló que los cigarrillos electrónicos aumentan significativamente el riesgo de enfermedad pulmonar crónica y que el uso dual de ambos cigarrillos electrónicos y tabaco es más riesgoso.

El estudio evidenció que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta significativamente el riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares crónicas como asma, bronquitis, enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica, entre otras.

Por otro lado, también se encontraron pruebas sobre aquellas personas que consumían cigarrillos electrónicos y también fumaban tabaco, tenían un riesgo aún mayor de desarrollar enfermedad pulmonar crónica que aquellos que usaban cualquiera de los dos productos solo.

Mercedes