Conmoción y misterio en Jujuy. La imagen de la virgen Inmaculada Concepción de María, de una familia de la zona conocida como Los Naranjos, despedía un líquido de color rojo, que sería sangre, hecho que llamó la atención del dueño de la imagen.

Ocurrió el sábado en un paraje próximo a los diques de El Carmen, tras notar la situación el dueño de la imagen de la Virgen, llamó al párroco de esa ciudad Ricardo Quiroga, quien verificó que la imagen perdía un fluido similar a la sangre.

Esta noticia sorprendió a toda la comunidad católica, de la ciudad de Los Diques, ya que el padre decidió llevar la imagen hacia la parroquia, donde había una reunión de catequesis y las personas cercanas a la iglesia notaron el fenómeno.

La imagen es propiedad de un curandero de Los Naranjos, que notó este hecho y lo comunicó de inmediato a la máxima autoridad eclesial de la ciudad, se trataría de una Virgen que tiene más de 100 años, según aseguraron desde la parroquia.

El padre Ricardo Quiroga tampoco encuentra explicación de lo sucedido, lejos de ser una superstición, el que observaba la imagen, veía sangre, que se derramaba del ojo izquierdo de la imagen y manchaba el vestido rosa con el que luce la imagen.

Por eso el presbítero Quiroga dijo que “me dijo el dueño de la imagen, que la misma tiene más de 100 años y nunca les había pasado eso, me dijo `padre yo quiero que vea esto porque estaba muy asustado´, fuimos y trajimos a la virgencita, la gente rezó hasta la una de la madrugada, al otro día la gente siguió rezando, hicimos la celebración de la eucaristía y bueno luego se la llevaron”.

Además el párroco agregó “como no es nuestra les dijimos que se la llevaran, les dijimos que si persiste esto, que nos avise así vamos a comunicar al obispado, porque es una manifestación que no es común ver eso, se tiene que tomar otros caminos desde la iglesia”.

Desde entonces hasta hoy no hubo mayor novedad sobre el caso, se desconoce si la Virgen Inmaculada de esta familia de Los Naranjos, volvió a perder o llorar ese líquido que sería sangre.

Mercedes