En representación del gobernador de la provincia, el vicegobernador Carlos Silva Neder, participó de forma virtual y desde su domicilio, de una reunión de la Comisión Regional del Río Bermejo (COREBE) junto con representantes de las provincias de Jujuy, Chaco, Formosa, Salta y Santa Fe que integran este organismo interjurisdiccional.
Encabezada por el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, presidente Pro-Témpore del COREBE, el encuentro se desarrolló en torno a la idea central de “poder utilizar el caudal de ese río y sus afluentes para la creación de una infraestructura de usos múltiples”.
El aprovechamiento del Río Bermejo incluye beneficios en energía, navegación, control de crecidas, neutralización de sedimentos, provisión de agua para beber y usos industriales, riego, ganadería, forestación y un sinnúmero de beneficios indirectos para todo el norte argentino.
Uno de los objetivos fundamentales es aprovechar el recursos hídricos para evitar inundaciones en la región y que afectan a miles de personas y terminar así con la desertización y la salinización de los suelos. Otra de las metas, es facilitar la navegación fluvial para que por allí se puedan sacar los productos que se producen en toda esa en la zona.
Se lo puede utilizar como medio de comunicación y de transporte dado que el costo del instrumento fluvial es la quinta parte que el del ferroviario y apenas un 7% que el del camión. La navegación fluvial puede reducir el nivel de precios de la economía argentina. La baja del costo de los bienes y servicios de producción nacional incrementaría la capacidad para insertarnos en los mercados mundiales.
La próxima reunión de la COREBE se realizará el 8 de julio y se va a seguir trabajando porque hay una predisposición política de los Gobernadores que la integran la Cuenca y del gobierno nacional con el presidente de la Nación, Alberto Fernández a la cabeza y el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis.
El río Bermejo nace en las montañas de Bolivia e ingresa a territorio argentino por Salta. Tiene unos 1.300 kilómetros de largo hasta su desembocadura en el río Paraguay, y un caudal promedio de unos 450 metros cúbicos (m3) por segundo. Es un río difícil para la navegación, porque puede llegar a 5.000 m3 por segundo de caudal y no más de 20 m3 por segundo en determinadas épocas del año.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.