En el nuevo contexto extraordinario, el Juzgado de Ejecución Penal continuó su labor de trabajo de manera presencial y remota, arbitrando todos los medios que fueran necesarios a fin de seguir brindando una respuesta efectiva y ágil a los requerimientos jurisdiccionales.
Oportunamente, resolvió suspender provisionalmente las salidas transitorias y de semilibertad, de las que fueren beneficiados los internos condenados a disposición del Juzgado, como las salidas por permisos especiales y/o salidas extraordinarias, en virtud de las medidas de prevención y control en el ámbito provincial en relación con el Covid-19.
Al ser consultado, el titular del organismo, Dr. Rubén Seiler, sostuvo: “Ante la imposibilidad de traslado de los internos, las audiencias con los mismos fueron y son evacuadas mediante el sistema informático de teleconferencia, que está funcionando en las Unidades Penitenciarias y Centro Único de Detención. Esta acción de comunicación virtual, es empleada desde el año pasado, tendientes a efectivizar la manera de contacto urgente con el interno”.
“Esto facilita una comunicación eficiente, efectiva e inmediata, continuó el magistrado, dando respuesta a las solicitudes de los internos, que en este contexto de pandemia se fortalecieron, donde el detenido no se puede ser trasladado. También se emplean otros medios tecnológicos, como videos llamadas, utilizadas en las Comisarías u otros Centros de Detención, permitiendo de tal modo mantener una fluida interacción con las personas privadas de su libertad”.
Equipo Interdisciplinario como efectivo soporte de gestión
El Juzgado de Ejecución Penal cuenta con un equipo interdisciplinario con perfil criminológico, integrado por tres psicólogos y tres trabajadores sociales. Su colaboración en la evaluación que realiza el Juez es trascendente en este contexto, siendo un gran soporte para el proceso de trazabilidad de todas las partes que intervienen en el organismo. “Las entrevistas psicológicas, se realizan también de manera virtual, y de forma presencial en los casos que se lo requiera, las que se desarrollan en una oficina externa al Palacio de Tribunales, dando cumplimiento al estricto protocolo de bioseguridad”, expresó el juez.
“Los trabajadores sociales del equipo interdisciplinario, quienes remiten informes socioambientales, realizando su trabajo de campo en el domicilio de las víctimas, respetando un protocolo que incluye las medidas de bioseguridad para el abordaje de los casos.
En tanto, que el trabajo de campo se realice en otras zonas fuera de la Jurisdicción Capital, la medida se fortalecer a través de la gestión de las trabajadoras sociales de la Oficina de Medidas Alternativas y Sustitutivas a la Prisión Preventiva (OMAS) de los otros Centros Judiciales con competencia en la zona.
Asimismo, en otras oportunidades los informes son requeridos con la colaboración de la policía, quienes realizan el informe socioambiental, respondiendo a los requerimientos específicos de este organismo”, concluyó el magistrado.
Todas estas líneas de gestión implicaron el diseño de acciones de planificación estratégica, posibles de aplicar en este contexto, ha facilitado la implementación de medidas existentes, tanto tecnológicas, informáticas y de Recursos Humanos, estos últimos constantemente capacitados por las autoridades del organismo, en búsqueda de alcanzar los objetivos planificados, para un eficiente acceso a Justicia.

Rodo Claramonte