El Ministerio de Salud emitió una resolución que regula el procedimiento de uso de los test de antígeno para COVID-19.
Con el objetivo de incrementar la detección precoz de los casos positivos de COVID-19 y frenar la curva de contagio, la cartera sanitaria incorporó el test rápido de antígenos, una prueba que se suma a la de PCR que utiliza la provincia desde el inicio de la pandemia y los test serológicos que se usan para estudios epidemiológicos.
La ministra de Salud, Natividad Nassif, rubricó la resolución considerando “que el uso de esta prueba, que también la están realizando laboratorios privados autorizados, debe estar altamente regulado” y especificó que normatiza cuatro aspectos muy importantes: “el personal que puede aplicar el test, las personas a quien se les debe realizar, la notificación obligatorio de los resultados y la forma de descarte del residuo patológico”.
El procedimiento que fue diseñado por el Centro Especializado de Análisis Moleculares y Metabólicos (CEAMM), rige en todo el ámbito provincial y prevé el cumplimiento estricto de una serie de acciones.
El test solo debe aplicarse a pacientes sintomáticos con una evolución máxima de 7 días desde el inicio de los síntomas. No se recomienda el uso de éste ensayo de detección en pacientes asintomáticos o en aquellos pacientes sintomáticos con más de 7 días de evolución; y/o en cualquiera de las siguientes situaciones: controles pre-quirúrgicos, vigilancia en personal sanitario asintomático, controles para viajes y movilización de personas, traslados de personas a instituciones sanitarias, como control para alta de aislamiento y cualquier otra situación que no involucre el diagnóstico en casos sospechosos sintomáticos.
Por otro lado, los test deben ser realizados por personal técnico previamente capacitado en todas las etapas del proceso. Este personal debe emplear todo el equipo de protección personal requerido para la toma y manejo de muestras que contengan virus SARS-CoV-. Aunque el test puede realizarse en ámbitos de baja complejidad no deben descuidarse los aspectos relacionados con la bioseguridad y manejo de muestras potencialmente infecciosas. En relación al descarte de las muestras, se especifica que “se debe tener especial cuidado en el descarte de muestras y material utilizado en el test, lo cual debe hacerse según la normativa vigente para la eliminación de residuos potencialmente infecciosos.
Otro aspecto importante es la obligatoriedad de la notificación y carga inmediata de los datos al Sistema Nacional de Vigilancia de Salud (Módulo de Vigilancia de SISA), tanto de los resultados confirmados (positivos) como de los no conclusivos (negativo)
La ministra señaló que “es muy importante que la población sepa que el resultado negativo o no detectable de un test rápido de antígeno no descarta la enfermedad. Por lo que a un paciente con síntomas compatibles y test de antígeno negativo se le debe realizar el hisopado para prueba de PCR para poder descartar o confirmar la presencia de virus SARS-Cov 2.”
Por último recordó que la persona que se realiza estas pruebas de laboratorio debe permanecer en aislamiento hasta el resultado del mismo.

Rodo Claramonte