Esto se debe a que se trata de un recurso que, hoy, a nivel mundial, resulta escaso y costoso.

  • El Ministerio de Salud aconseja la utilización del barbijo no quirúrgico como un cuidado más entre otros para prevenir el COVID-19.
  • El uso de barbijo quirúrgico se indica para el personal de salud y casos especiales.
  • La importancia de utilizar el barbijo radica en que evita dispersar en el ambiente las gotitas que salen de la nariz o la boca.

El Ministerio de Salud recomienda la utilización del barbijo como una medida más, entre otras, para prevenir el contagio de COVID-19, como el lavado de manos, la higiene respiratoria y el aislamiento social. Respecto al barbijo quirúrgico su uso es indicado para el personal de salud y casos especiales.

La principal forma de transmisión del COVID-19 es a través de gotas propagadas por personas infectadas por el virus, y por objetos o superficies contaminadas, siendo la vía respiratoria la puerta de entrada del virus de mayor relevancia. Por ello, la utilización del barbijo no quirúrgico se aconseja a la comunidad en instancias en las que no es posible el distanciamiento social, como oficinas, transporte público, comercios o establecimientos de salud.

Al respecto, las autoridades sanitarias de la provincia explican que la importancia de utilizar este tipo de barbijo radica en que evita dispersar en el ambiente las gotas que salen de la nariz o la boca, al hablar o toser, por ejemplo. Por esa razón, esta medida preventiva puede colaborar en la protección a otras personas antes que inicien los síntomas. Además, su uso disminuye el riesgo de llevar las manos a la nariz y a la boca de manera directa.

En cuanto a la posibilidad de evitar el ingreso del virus que se encuentra en el ambiente, el uso del barbijo resulta una medida secundaria, mientras que el adecuado lavado de manos es la principal acción para ese cuidado.

Es importante destacar también, que el barbijo quirúrgico se debe reservar para su uso en centros de salud, para el cuidado de personas con coronavirus y para casos sospechosos de COVID-19. Esto se debe a que se trata de un recurso que, hoy, a nivel mundial, resulta escaso y costoso.

Cabe aclarar que los barbijos no deben ser usados en niños y niñas menores de dos años, ni por personas con problemas respiratorios o que presenten dificultades para retirarse el barbijo.

Recomendaciones para el uso efectivo del barbijo

  • Antes de su colocación, se debe hacer lavado de manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol.
  • Mientras se coloca, hay que asegurar que la boca y nariz queden cubiertas, sin espacios libres.
  • Durante su uso, se debe evitar tocar el barbijo.
  • No se debe colocar el barbijo en el cuello, tampoco en la frente ni en la cabeza, ni transportarlo en la mano o colgado.
  • En caso de tocarlo, se recomienda lavarse las manos con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol.
  • Se indica cambiar el barbijo en cuanto esté húmedo o visiblemente sucio.

Para quitar el barbijo, también se deben tener cuidados. Se recomienda sacarlo por detrás, sin tocar la parte delantera. Luego de utilizarlo, se lo debe colocar inmediatamente en un recipiente cerrado. A continuación, es necesario lavarse las manos con agua y jabón o con desinfectante a base de alcohol. Para higienizar el barbijo, es suficiente lavarlo con jabón manual o en lavarropas.

Mercedes