Como consecuencia de la pandemia de coronavirus y tras atravesar una de las cuarentenas más largas del mundo para mitigar los efectos sanitarios, el Banco Central volvió a extender la recepción de los billetes de 5 pesos. En esta oportunidad, hasta el 31 de agosto de 2021, según indicó la entidad que conduce Miguel Pesce a través de la Comunicación “A” 7185.
La última extensión del plazo había sido fijada hasta el 30 de diciembre de este año, es decir el miércoles próximo.
Con los billetes verdes con San Martín en uno de sus lados, y al cambio libre del miércoles pasado, se puede comprar USD 0,03; esto es, 3 centavos de dólar.
“Nos dirigimos a ustedes para comunicarles que esta Institución ha dispuesto prorrogar los plazos establecidos por Comunicación “A” 7113 disponiendo que las entidades financieras deberán recibir hasta el 31.08.2021 los ejemplares presentados por el público a los fines de su canje o acreditación en cuenta y deberán depositar dichos billetes en calidad de deteriorados en sede del Banco Central hasta el 31.12.2021″, afirmó la entidad financiera en la Comunicación.
Y agregó: “A tal efecto, les informamos que se ha dispuesto reconocer hasta el 31.12.2021 la condición de moneda de curso legal de los billetes de $5 que depositen las entidades financieras en sede de esta Institución”.
Asimismo, indicó que a partir del primero de enero de 2022 los billetes de 5 pesos serán considerados desmonetizados.
Cabe recordar que para poder hacer el depósito o el cambio por otros billetes y monedas, las personas tienen que dirigirse hasta la caja del banco. En ese sentido, y pese a que las entidades financieras están abiertas, los clientes deberán solicitar un turno en el banco para realizar la operación, dadas las restricciones vigentes por la pandemia de coronavirus.
La autoridad monetaria ya había realizado una primera extensión del plazo el 31 de marzo pasado el plazo para canjearlos en las sucursales bancarias hasta el 29 de mayo.
En 2017, bajo la gestión de Federico Sturzenegger al frente del Banco Central, se inició un programa de destrucción de billetes deteriorados, como parte de su plan para mejorar la calidad del dinero circulante. Y en mayo de 2018, el billete de 2 pesos quedó fuera de circulación.
En tanto, el billete de 5 pesos coexistía con la moneda del mismo valor, de color plateada con la representación del arrayán, que lo reemplazó de forma definitiva.
Presentes en los bolsillos de los argentinos desde 1992, la salida de circulación de los billetes de 5 pesos es otra muestra de la pérdida de poder adquisitivo de la moneda local debido a tantos años de inflación.
No hay que perder de vista que durante este año se discutió en el seno del Gobierno la posibilidad de emitir un billete de $5.000, pero el tema despertó resquemores en sectores de la coalición gobernante pues implicaría reconocer la pérdida de valor de la moneda a causa del persistente aumento de precios que no cesa aún en un contexto de fuerte recesión y controles cambiarios.
Cuando salió por primera vez a la calle, el billete que lleva el rostro del General José de San Martín servía para comprar 5,2 kilos de pan o 9 kilos de azúcar. Hoy sirve apenas para unos gramos. Uno puede llamarlo aumento de precios, o devaluación de la moneda.


Rodo Claramonte