La neumonía bilateral, por lo general se desarrolla en pacientes que padecen coronavirus. Afecta ambos pulmones y hace más dolorosa la respiración.
En la neumonía bilateral por el COVID-19, hay más espacios ocupados en los alvéolos de ambos pulmones. Es como un “taponamiento” mayor para el proceso de la circulación del oxígeno dentro del organismo. Asimismo, la neumonía es un tipo de infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones. La enfermedad que causó la pandemia mundial sigue dejando secuelas física y emocionales en las personas.
Por su parte, hace que los pequeños sacos de los pulmones, que se llaman alvéolos, se llenen de pus y líquido. Por eso, quienes la padecen pueden tener dificultad para respirar y se limita la absorción de oxígeno. Las neumonías más frecuentes eran por la bacteria del neumococo. Pero emergió el nuevo coronavirus y empezó a provocar un tipo de neumonía diferente a la clásica. Es más grave y aún se investiga en profundidad de qué se trata.
Se trata de la neumonía bilateral por la infección por el coronavirus y a diferencia de la clásica, “la neumonía por la enfermedad COVID-19 es más grave”, advirtió Laura Pulido, coordinadora de enfermedades infecciosas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria y especialista del Sanatorio Delta de la ciudad de Rosario.
En ese sentido, Pulido con otros médicos investigadores publicó una de las primeras descripciones de las neumonías bilaterales en los pacientes con COVID-19 en Argentina en la revista Medicina.
La afectación de los pulmones por el coronavirus, generalmente es bilateral
Si la enfermedad tiene mala evolución, los pulmones se ocupan progresivamente con mayor cantidad de fluidos. Es como si hubiera un “taponamiento” para la circulación del oxígeno que el organismo necesita para llevar adelante el proceso de la respiración.
A todo esto, la neumonía bilateral en general se ve en casos de coronavirus y constituye el 80% de las internaciones. También se presenta en menores de 2 años, en mayores de 65 y en portadores de enfermedades crónicas. Tales como las cardíacas y las asociadas al tabaquismo. Esta infección suele generar riesgo de mortalidad llevando a insuficiencia respiratoria severa o distress respiratorio. Algo, que requiere de oxigenoterapia o si es muy grave asistencia respiratoria mecánica.
Es normal que luego del COVID-19 algunos pacientes sufran falta de aire o tos durante varios meses luego de la enfermedad. Una internación por esta afección promedia entre cuatro y cinco semanas. Son necesarios estudios de función pulmonar y hasta realizar rehabilitación pulmonar para mejorar este tipo de cuadros, explica a Infobae, Ana Putruele, jefa de la División de Neumología del Hospital de Clínicas.
Estudios y análisis que detectan la neumonía bilateral
Hay situaciones en las que se hacen tomografías tempranas que detectan esta afectación en ambos pulmones, aunque la persona puede no tener los síntomas severos. Otra diferencia entre las neumonías clásicas con el trastorno causado por el coronavirus es que la imagen que se obtiene a través de la tomografía tiene menos densidad. “Es como un vidrio esmerilado”, explicó Daniel Schonfeld, ex presidente de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria y neumonólogo del Centro de Diagnóstico San Jorge en Puerto Madryn, Chubut..
Para diagnosticar la neumonía bilateral, se hace un estudio de cada paciente en función de los síntomas, el examen clínico, una radiografía y, si se encuentra disponible, una tomografía. Los síntomas pueden ser fiebre, tos, dolor en el pecho y dificultad para respirar. También se le hace al paciente un análisis de sangre, en el que se pide la prueba de la proteína C reactiva. Esa proteína es producida por el hígado. Se envía al torrente sanguíneo como respuesta a una inflamación, que el mismo organismo produce para proteger los tejidos cuando ocurre una lesión o una infección

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.