El esfuerzo por insertar en una familia a niños mayores de 4 años, adolescentes, quienes tienen alguna discapacidad o conforman grupos de hermanos originó una campaña de convocatorias públicas de pretensos adoptantes, que próximamente se concretará en Santiago del Estero.

 

El esfuerzo por insertar en una familia a niños mayores de 4 años, adolescentes, quienes tienen alguna discapacidad o conforman grupos de hermanos originó una campaña de convocatorias públicas de pretensos adoptantes, que próximamente se concretará en Santiago del Estero.

En ese marco de trabajo conjunto, entre el Registro Único de Adoptantes (R.U.A.) de Santiago del Estero y la Dirección Nacional de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos, cuya titular, Dra. Graciela Fescina, visita esta Provincia. Y como protocolo de su asistencia, se llevo a cabo una conferencia de prensa en la que participaron además de la mencionada Funcionaria, el Lic. Juan José Jeannot en representación del Organismo Nacional y las coordinadoras del Organismo Judicial local, Dras. Carolina Agüero; María Arnedo y Cecilia Ausar.

El objetivo de la iniciativa es revertir la baja disponibilidad adoptiva de niños que transitan la segunda infancia y adolescentes, grupos de hermanos o chicos con situación compleja de salud o con algún tipo de discapacidad, para lo cual se trabaja mancomunadamente entre Nación y Provincia.

En el presente acontecimiento la Dra. Fescina detalló que de acuerdo con datos estadísticos que datan de 2014, en el país hay alrededor de 9.200 chicos privados de cuidados parentales.

“El 67% se revinculó con su familia de origen. Otros buscaron en su familia ampliada y sólo el 8% está en condición de adoptabilidad. Y el 10% de este último porcentaje es el que tenemos en el programa Buscamos Familia en convocatorias públicas”, expuso.

Asimismo, señaló que “hay que informarles a los postulantes cuál es la realidad del sistema. En este momento tenemos unos 5.300 postulantes para adopción, del cual el 90% quiere niños menores de un año”.

La visitante explicó que “cuando se agotan las posibilidades dentro de los Registros, es que se apela a las convocatorias públicas. En ella participan tanto los postulantes que están registradas como las que no están inscriptas en el R.U.A”.

Los Registros provinciales se comunican con el Juzgado convocante y con ellos van a transitar todos los pasos que se les requiere a cualquier postulante, teniendo muy en cuenta el “recurso emocional”, destacó la Dra. Fescina.

Al referirse al recurso emocional, remarcó la diferencia expresando conceptualmente que este es una herramienta fundamental, diferenciándola del aspecto material “no pasa únicamente por lo material. Obviamente se observa la cuestión edilicia cuando hay discapacidad motriz o si tiene acceso a un instituto de rehabilitación para recibir tratamiento y así mejorar su situación de discapacidad”.

La finalidad del encuentro es trabajar conjuntamente en la implementación de las convocatorias públicas de adopción para determinados grupos de menores e intercambiar experiencias de cada jurisdicción.

Por Mercedes