La vacuna producida por la China National Biotech Group, la empresa más grande de su rubro en ese país, es esperada para los últimos diez días de enero, y serán trasladadas por un vuelo de Aerolíneas Argentina según revelaron fuentes que conocen la negociación.

El Gobierno Nacional ultima detalles para la compra de la vacuna china. La operación de compra podría alcanzar el millón de dosis.

El Gobierno nacional define la compra de otro lote importante de vacunas las producidas por la compañía farmacéutica estatal china Sinopharm.

Se estima que la operación de compra alcanzaría el millón de dosis, una cantidad que requerirá acondicionar especialmente el avión de Aerolíneas que transporta vacunas, a través de  la ruta Buenos Aires-Beijing.

El vuelo, que está programado para el 20 de enero, según dijeron fuentes oficiales, deberá contar con una serie de autorizaciones muy rígidas debido al fuerte control de la actividad aerocomercial en la capital china desde el inicio de la pandemia.

La negociación con Sinopharm para la adquisición de las vacunas, en un contexto de puja y fuerte demanda internacional, se produjo luego de un intercambio epistolar entre el presidente  Alberto Fernández y el mandatario de China, Xi Jinping. El jueves, desde el Instituto Malbrán, el ministro de Salud, Ginés González García, informó públicamente sobre el avance de las conversaciones con Sinopharm.

“Estamos negociando con China un millón de dosis para enero y (también) con Brasil, que está produciendo otra de las vacunas de desarrollo chino”, anunció, en alusión a las vacunas desarrolladas por Sinopharm y por otro laboratorio chino, Sinovac, que fabrica en Brasil otra inmunización contra el coronavirus, en este caso junto al instituto Butantan del estado de San Pablo.

El viaje de Aerolíneas en búsqueda del lote de vacunas de Sinopharm tendrá que sortear complejidades administrativas y regulatorias, ya que la aerolínea de bandera nunca operó la ruta directa Buenos Aires-Beijing.

Los vuelos sanitarios con el Airbus 330-200 en abril de 2020 en busca de insumos sanitarios fabricados en China (respiradores y barbijos, centralmente) se realizaron a través de la ruta Buenos Aires-Shanghai con escala intermedia en Auckland, Nueva Zelanda.

En la Argentina, los ensayos de la vacuna de Sinopharm contaron con 3.008 voluntarios que participaron de lo que se llama “estudio aleatorizado”, es decir que reciben vacuna o placebo por azar, sin que el voluntario o el equipo investigador lo sepan al momento de la inoculación.

Estos ensayos corrieron por cuenta de la red Vacunar y la Fundación Huésped, asociados al laboratorio ELEA como patrocinador local, empresa que forma parte del Grupo Insud del empresario Hugo Sigman.

Mercedes