Además, informaron que en Santiago entre un 10 y un 12 por ciento de la población adulta tiene diabetes. La enfermedad aparece generalmente por el sedentarismo y la mala alimentación.

En el marco de los festejos por el 12º aniversario del Programa Sana Sana, que pertenece al Programa de Diabetes de Santiago del Estero, del Ministerio de Salud de la Provincia, el Dr. Omar Abdala analizó la situación de la comunidad santiagueña que hoy padece la enfermedad y se mostró preocupado por la cantidad de niños con patologías propias de adultos.

“La diabetes es una enfermedad que cada día tiene mayor prevalencia y esto hace que los países en vía de desarrollo tengamos más riesgo de desarrollar diabetes. En la provincia tenemos entre un 10 y 12 por ciento de la población adulta con diabetes. Es alto el porcentaje, teniendo en cuenta que la media es de un 8 por ciento, pero no está fuera de la media nacional, porque tiene que ver con que la gente vive más, come mal, aumenta de peso, se mueve menos y tiene más estrés. Todos estos factores influyen en el desarrollo de la diabetes y hace que cada vez haya un mayor número de personas que padecen la enfermedad”, explicó Abdala, sobre la realidad provincial.

Sin embargo sostuvo que la comunidad médica está atenta y sorprendida por la cantidad de niños que hoy padecen diabetes tipo 2, una enfermedad que hace unos años era propia de los adultos entre 30 y 40 años. En este sentido indicó que hay factores claramente evitables que influyen para que los porcentajes se incrementen.

“En el porcentaje general de diabéticos en la provincia, el 90 por ciento son diabéticos tipo 2, y el 10 por ciento sufren de diabetes tipo 1. Éste último pertenece a la comunidad infanto juvenil, que necesita insulina desde el principio. En tanto que, de los pacientes con diabetes tipo 2, el 30 por ciento de las personas usan insulina porque su páncreas no tiene cantidad suficiente de ella. Lo que sí aumentó en los últimos años es la cantidad de niños diabéticos tipo 2, que antes se producía en los adultos después de los 40 años”, especificó el director del Programa de Diabetes de Santiago del Estero.

Por Mercedes