El precio del fármaco se elevó durante la pandemia y es uno de los productos más dispensados del mercado argentino.

Hace poco una clienta de nombre Ana, la cual prefirió preservar su apellido, quiso comprar Rivotril —una marca de clonazepam— en una farmacia del centro de Quilmes, pero la farmacéutica le informó que estaba en falta, por lo que terminó comprando otra marca del mismo producto. Testimonios como los de Ana se repiten en las redes sociales desde distintos puntos del país, según el artículo publicado por el diario La Nación.

Emiliano Damsky trabaja en Farmacia Mamblona, en La Plata, y corrobora el faltante, al menos en su comercio. “Desde hace unos meses se empezó a discontinuar la entrega en sus distintas presentaciones y, en el último mes, directamente desapareció el producto de las páginas web de las droguerías. El problema es que hay muchos pacientes que toman esta marca en particular de clonazepam desde hace muchos años y es muy difícil convencerlas para que cambien la marca, a pesar de que son iguales y hasta más económicas”, dijo.

“En este momento, la droguería con la que trabajamos no tiene el producto”, afirmaron desde el sector.

El faltante impacta especialmente en la sociedad argentina porque su prescripción y consumo son muy habituales en nuestro país, sobre todo a raíz de la pandemia del coronavirus.

“La pandemia de Covid-19, que hasta hoy acecha al mundo entero, siempre tuvo otra detrás bautizada por psiquiatras, neurocientíficos y epidemiólogos como la pandemia mental, una que disparó los números del consumo de psicofármacos”, dice el informe más reciente de la Confederación Farmacéutica Argentina.

El consumo de psicofármacos, entre los cuales se encuentra el Rivotril, aumentó un 4,14% en 2021, y además, demuestra que el clonazepam está dentro de los 100 productos más dispensados del mercado ético con algo más de 10,9 millones de unidades anuales, detalló el informe.

Cambio de titularidad

La caja y el prospecto de Rivotril que está en circulación indica que el producto es elaborado por el laboratorio Roche en una planta ubicada en Brasil, y distribuído en Argentina por Investi. Sin embargo, fuentes de Roche explicaron que el mismo fue transferido a Investi Farma en 2011, pero que desde el año pasado el producto fue vendido a nivel global a Cheplapharm Arzneimittel, una empresa alemana representada en Argentina por Biopas Argentina S.A.

“Los lotes que importaba y distribuía Investi tenían el logo de Roche como parte de un acuerdo entre partes, pero eso cambió con la última venta a nivel global. La transferencia de titularidad a Biopas Argentina S.A. fue el 2 de noviembre de 2021″, señalaron.

Fuentes de Biopas confirmaron que desde el 1° de agosto son los responsables de Rivotril en la Argentina y admitieron que el proceso de cambio de titularidad en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) fue más largo que la disponibilidad de producto que tenía Investi, pero que van a estar liberando las seis presentaciones disponibles de Rivotril durante este mes.

A %d blogueros les gusta esto: