Más de 100 millones de niños de todo el mundo están por debajo del nivel mínimo de competencia en lectura como consecuencia del cierre de escuelas debido a la pandemia de coronavirus, revela un nuevo estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El informe detalla que los estudiantes con esa carencia iban disminuyendo antes de la pandemia y se proyectaba que pasaran de 483 millones a 460 millones en 2020, pero la cifra se disparó a 584 millones, un incremento del 20%, y anuló los avances logrados en veinte años, según reveló la publicación oficial de la ONU.

Los hallazgos del informe llevaron a la Unesco a convocar una reunión de los ministros de educación de todo el mundo el próximo 29 de marzo para discutir la reapertura de las escuelas y el apoyo a los profesores.

También la mitigación del abandono escolar y la pérdida de aprendizaje, y el impulso de la transformación digital.

Los datos indican que los centros escolares interrumpieron las clases presenciales total o parcialmente un promedio de 25 semanas desde que comenzó la pandemia, pero hay países o zonas que han mantenido los cierres un año y que no cuentan con regresar a las aulas durante el presente año escolar.

Según la Unesco, volver al punto del camino en que se encontraba el mundo puede llevar una década, aunque se podría conseguir para 2024 con un trabajo excepcional que contemplara clases de recuperación, entre otras medidas.

En Latinoamérica, de acuerdo al estudio, sólo el 42% de los niños en el último año de secundaria eran capaces de leer sin dificultades al término de 2020, mientras que en 2019 esa cifra era de 55%. El promedio mundial disminuyó de 41% a 34% en el mismo periodo.

La Unesco estimó que si no se aceleran los esfuerzos, el ritmo de progreso que había antes de la pandemia no se recuperará hasta 2035, mientras que si esa labor se impulsara un 20%, se llegaría al mismo punto en 2029.

Nicaragua y la Guyana Francesa fueron los dos países de la región con la menor pérdida del año escolar por los cierres de las aulas, con un promedio que oscila del 10% al 34%. Brasil, Paraguay, Bolivia, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Panamá registraron la mayor pérdida, con una media de 75% a 89%.

El estudio señala que si bien el número de estudiantes afectados por los cierres escolares no varió mucho desde que comenzó la pandemia, los países están tomando cada vez más provisiones para mantener abiertas las escuelas, al menos parcialmente.

Las escuelas están abiertas y operan regularmente en apenas la mitad de los países del mundo (107), principalmente en África, Asia y Europa, y atienden a 400 millones de alumnos de preescolar a secundaria.

En 30 países las escuelas permanecen cerradas, afectando a 165 millones de estudiantes.

Los cierres parciales por zonas y grados escolares, o con asistencia reducida que se llevan a cabo en 70 países, impactan cerca de mil millones de alumnos, dos tercios de la población estudiantil mundial.