El concepto que define a la firma digital es la de una herramienta de seguridad para los documentos digitales, que reemplaza a la tradicional firma ológrafa, sistema que en el actual contexto extraordinario adquiere una relevancia práctica innegable.
La virtualidad creció exponencialmente este año y se mantendrá como forma de trabajo y de contacto entre las personas en sus diferentes actividades, por lo que la firma digital es un instrumento de suma utilidad y tiene la misma validez que la ológrafa.
Sus características la convierten en un instrumento seguro, ya que se puede corroborar fehacientemente quien la utilizó. El autor no puede desconocerla o atribuir su falsificación a terceras personas.
Además, se garantiza la integridad del documento, ya que de modificarse pierde validez la firma. Cuando se intente validarlo, el mismo no pasará la prueba respectiva, dejando claro que el mismo fue alterado.
Cabe apuntar que existen dos formas de firma digital. Una, a través del empleo de un dispositivo denominado token, según lo establece la Ley Nacional N° 25.506.
La otra versión, la remota, se gestiona a través de organismos estatales y se la utiliza por medio del sitio web oficial https://www.argentina.gob.ar, mediante una aplicación bajada a un teléfono celular.
En este momento, los abogados del foro local pueden gestionar esta última modalidad de firma digital a través de un organismo que depende del Poder Ejecutivo de Santiago del Estero.
Mientras que en el Poder Judicial provincial funciona el Laboratorio para el Procesamiento de la Información Digital, que extiende el certificado de firma digital, con el soporte físico del token.
En el contexto actual extraordinario, se lo otorga sin costo alguno a magistrados y funcionarios judiciales; escribanos y también se efectúan las renovaciones a quienes ya poseen el dispositivo.
Para realizar el trámite, que es personal, el solicitante debe concurrir con el Documento Nacional de Identidad y la nota de solicitud respectiva. La oficina está ubicada en el subsuelo del edificio histórico del Palacio de Tribunales.
En tanto, el personal del Laboratorio se está capacitando para que también puedan gestionar la firma digital remota para los agentes judiciales.
Su uso en el ámbito judicial
Por otra parte, el Poder Judicial santiagueño comenzará a exigir que todas las presentaciones que ingresen a través de la Mesa Virtual, lleven firma digital. La fecha en que entrará en vigencia este sistema se comunicará oportunamente.
Con esta metodología, los abogados no deberán escanear cada hoja firmada de manera olográfica. Sólo se requerirá que se escanee la prueba documental que acompañe la presentación, que se confeccionará en cualquier editor de texto.
Con este sistema, en desarrollo en la Secretaría de Tecnologías de la Información, se agilizará el procesamiento de las alrededor de 1.500 presentaciones diarias que registra la Mesa Virtual, para todas las Jurisdicciones y Fueros.
Para ello, los letrados deberán contar con la firma digital, ya que el sistema informático del Poder Judicial corroborará de manera automática si el litigante está matriculado en el Colegio de Abogados local y habilitado para ejercer la profesión, ya que a través del CUIL se verifica y valida su identidad.

Rodo Claramonte