La Presidenta cuestionó a los sindicalistas opositores porque “tienen un trabajo bien remunerado y se olvidan de los que todavía están afuera”. El senador Gerardo Zamora acompañó a la mandataria nacional en el acto en La Matanza.

 

La presidenta Cristina Kirchner disparó ayer munición gruesa contra la dirigencia sindical que convocó al paro de ayer, dijo tener “espaldas para bancar” este tipo de protestas y aseguró sentir “vergüenza de que el 10% que paga el impuesto a las Ganancias no haya dejado ir a trabajar al otro 90%”. Pidió a quienes tributan Ganancias ser “solidarios con el resto de los trabajadores” y agregó que “hoy (por ayer) hubo huelga de transporte, no un paro general”, al minimizar la medida de fuerza. En un encendido discurso transmitido en cadena nacional -la undécima del año-, la jefa de Estado, dijo que “como decía Evita, le tengo más miedo al frío de los corazones de los compañeros que se olvidan de donde vinieron, que al de los oligarcas”.

“Me duele más que quienes vienen del palo y pelecharon un poco más no se acuerden de los que menos ganan”, señaló, y agregó: “Por eso el pueblo de La Matanza no está de paro”.

Al compartir el palco junto al gobernador Daniel Scioli y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, Cristina sostuvo que “si hubiese habido transporte” la gente habría ido a trabajar, al minimizar la medida de fuerza. Ante cientos de militantes, afirmó que le duele que quienes “tienen un trabajo y bien remunerado se olvidan de los que todavía están afuera y hacen un paro porque tienen que ceder un poco de su sueldo para otros compañeros, para los jubilados”.

Desafiante Expresó que “no hay que confundir jamás a los trabajadores con algunos dirigentes sindicales porque sería injusta si generalizara”, y añadió que se refería a “uno de ellos, emblema de los 90, que se refería a nuestro ministro de Economía -Axel Kicillof- cómo rusito por ser judío”, en obvia referencia al gastronómico Luis Barrionuevo. Además, lanzó un desafío a esa dirigencia sindical: “He bancado tantas cosas, y esta especial, me siento con espaldas para bancarlas”.

La mandataria pidió “a todos los que lograron subir que se fijen que todavía tengo gente al pie de la escalera a la que tengo que hacerle subir un escalón”. “Con el paro estamos perjudicando a muchos argentinos y no es justo porque en el fondo todos sabemos que no se trata de reivindicaciones obreras, sino de una expresión opositora”, consideró. Al respecto, dijo:

 

“Lo que tienen que hacer es presentarse a elecciones, pero no impulsar estas actitudes que le hacen mal a los trabajadores porque no quiero que en el día de mañana, cuando no esté en el gobierno, que no creo que suceda porque seguiremos siendo gobierno, ver a ningún trabajador, ningún dirigente convocar a un paro por baja de salarios o cierre de fábricas”.

Acto El motivo del acto fue la inauguración del Centro Cultural y Deportivo Juan Domingo Perón en La Matanza y de obras de agua potable. “Cuando les digan que van por el choripán, digan que no, que van por las cloacas y el trabajo”, señaló Cristina a la concurrencia. Antes del discurso, la Presidenta realizó la inauguración remota, a través de videoconferencias, en Concepción del Uruguay.

Dialogó con la ministra de Industria, Débora Giorgi, y el titular de la cartera de Ciencia y Tecnología Lino Barañao, así como el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri.

Mercedes