En el marco de la pandemia de coronavirus, la Anses a nivel nacional ejecutó una resolución (la 3/2020), que es consecuente con la resolución 131 de 2018, la cual obliga a los adultos mayores a trasladarse personalmente para confirmar su voluntad de seguir recibiendo los beneficios de las mutuales, teniendo como plazo máximo el 15 de enero próximo.
En el marco de la pandemia de coronavirus, la Anses a nivel nacional ejecutó una resolución (la 3/2020), que es consecuente con la resolución 131 de 2018, la cual obliga a los adultos mayores a trasladarse personalmente para confirmar su voluntad de seguir recibiendo los beneficios de las mutuales, teniendo como plazo máximo el 15 de enero próximo.
Martín Heredia, secretario de la Federación de Mutuales Santiagueñas, se expresó al respecto y dijo: “Estamos muy preocupados. Es algo que lo venimos sufriendo ya hace muchos años. A pesar de las tecnologías, parece que en Buenos Aires ven que el país termina en la General Paz”.

“La realidad nos dice, en función de distintos relevamientos que hemos hecho a través de distintas entidades, que no hay más de un 38%, con suerte, de jubilados que tengan alguna tecnología que pueda brindarles un acceso directo por ejemplo a la Anses nacional, y en este caso le dan como única opción subirse a la página de Anses, que por lo general está bloqueada o saturada, sino llamar al 130, que por lo general no se puede enganchar. Una vez que se haga todo esto confirmar si quieren seguir perteneciendo a una mutual”, explicó.

“Un hecho absolutamente anacrónico, contra natura, porque esta norma, la 131/18 y su lógica, era perjudicar a todo un sistema social y mutual que sin lugar a duda especulaba con los jubilados”, dijo Heredia.
“Santiago del Estero trató de definir claramente que las mutuales deben cumplir con la ley de defensa al consumidor y ley de lealtad comercial. En nuestra provincia ninguna persona debe tardar más de 30 días para darse de baja de una mutual”, aseveró.

“Anses directamente está dando de baja a todos y solamente aquellos que digan que sí quieren quedarse, se van a poder quedar. Una cosa absurda”, indicó.

“La Anses de Buenos Aires se preocupó por modificar los distintos convenios, los contratos de código de convenio, diciendo a las entidades que si no firmaban les sacaban el código. Había que firmar porque no podíamos dejar a los jubilados sin ningún tipo de beneficio y perder un caudal importante de beneficiarios. Absolutamente ‘democrático’”, finalizó.


Rodo Claramonte