Se cumple este 1 de julio, un nuevo aniversario de la muerte del General Juan Domingo Perón, quien fuera presidente en dos ocasiones de la República Argentina (1946-1955 y 1973-1974), su liderazgo cívico e ideológico dio lugar a todo un movimiento político, el peronismo, determinante durante casi treinta años en la escena argentina y cuya herencia pervive en el actual Partido Justicialista.
A los cinco años su familia se trasladó a Río Gallegos y en 1905 se estableció en Buenos Aires, donde el joven Juan Domingo asistió al Colegio Internacional Politécnico. De sus aulas pasó al Colegio Militar, egresando en 1913 con el grado de subteniente del arma de infantería. Tras ocupar diversos destinos, participó en el golpe liderado por el general José Félix Uriburu contra el presidente Hipólito Yrigoyen (1930) y fue nombrado secretario privado del ministro de la Guerra (1930-1935). Ejerció luego la docencia en la Escuela Superior de Guerra hasta que en 1937 fue nombrado agregado militar en la embajada argentina en Chile, país del que regresó en 1938 para cumplir después una misión en Italia; residió en Europa entre 1939 y 1941.
En 1943 intervino en el golpe que derribó al presidente Ramón Castillo e inició su carrera política como secretario del Departamento Nacional del Trabajo, que en 1944 transformó en Secretaría de Trabajo y Previsión. Desde ese cargo desarrolló un programa social que le atraería la adhesión de gran parte de la sociedad argentina, especialmente de los trabajadores. Encarcelado en 1945 y liberado merced a la movilización popular del 17 de octubre, Perón ocupó los cargos de ministro de Guerra y de vicepresidente.
Acompañado por el doctor Hortensio Quijano como candidato a la vicepresidencia, Juan Domingo Perón ganó las elecciones presidenciales para el período 1946-1952. En 1947 se organizó el Partido Peronista, de rígida verticalidad y sólida disciplina. Perón encontró un país cuyas condiciones económicas eran favorables para su desarrollo; contó asimismo con el apoyo de la Confederación General del Trabajo. Con la inestimable ayuda de su esposa, la popular Evita Perón, su política estatizante y nacionalista se cumplió dentro de lo dispuesto por el primer Plan Quinquenal (1947-1951).
Electo para un segundo mandato tras haberse reformado la Constitución (1949), prestó juramento el 4 de junio de 1952. En este segundo período debió afrontar graves problemas, y acabó siendo derrocado por un golpe militar el 16 de septiembre de 1955. Perón se asiló en Paraguay y, después de residir en Panamá y Santo Domingo, se instaló en Madrid. Desde su residencia en el barrio Puerta de Hierro continuó influyendo en la política nacional. Luego de un frustrado intento de retorno en 1964, pudo volver en 1972, previo levantamiento oficial de las sanciones que pesaban contra él.
Su regreso definitivo se produjo en 1973, cuando a través de la renuncia de Héctor J. Cámpora accedió a la presidencia con el 62 por ciento de los votos. Completaba la fórmula su tercera esposa, María Estela Martínez de Perón. Durante su gobierno propició la instauración de un pacto social entre las organizaciones de trabajadores, los empresarios y el Estado y concretó el ingreso del país en la Organización de Países no Alineados. Murió el 1 de julio de 1974 en ejercicio de la presidencia.

Rodo Claramonte