Lo dijo la gobernadora Claudia de Zamora en el discurso brindado en el acto por la beatificación de Mama Antula.

El Centro Cultural del Bicentenario fue escenario del acto institucional por la beatificación de María Antonia de la Paz y Figueroa, “Mama Antula”, encabezado por la gobernadora Claudia Zamora y el obispo Vicente Bokalic.

En la oportunidad, la gobernadora resaltó la labor y la obra de Mama Antula y lo que significó para los más humildes. También, llamó a imitar su tarea evangelizadora “en un momento tan especial donde tocó desarrollar su actividad pastoral”.

“Nos invade una profunda emoción de alegría y admiración que nos fortalece en la fe. Somos contemporáneos y afortunados de vivir este acontecimiento tan importante. Debemos ser hombres de Dios y de fe”, resaltó en su discurso la gobernadora.

Entre las autoridades eclesiales estuvieron presentes también el obispo Melitón Chávez y religiosos de otras diócesis del país, así como también familiares de Mama Antula e invitados especiales.

La mandataria provincial entregó los decretos a monseñor Bokalic, destacando el acto religioso del próximo sábado. Recordemos que la ceremonia de beatificación será en el monumento Gerardo Sueldo, donde se hizo el Congreso Eucarístico Nacional.

Por Mercedes