La pandemia de coronavirus tuvo un impacto no solo en la salud, sino también en la economía y en lo social, golpeando a los grupos más vulnerables. En ese contexto, en Santiago del Estero las “condiciones de vulnerabilidad” se exacerbaron y creció la demanda de alimentos y la asistencia del Estado provincial en ese sentido.
Así lo reflejó el ministro de Desarrollo Social, Ángel Niccolai, en diálogo con EL LIBERAL. Remarcó que “se está haciendo una inversión fortísima en el tema de planes alimentarios, estamos entregando miles de unidades alimentarias en el interior a través de las intendencias y comisiones, o por entrega directa que hacemos del Ministerio en Capital y Banda, y las unidades alimentarias hay que darlas periódicamente. Somos conscientes de que mientras dure la pandemia vamos a tener una actividad muy comprometida y presente en estos tiempos”, subrayó.
Expuso que “la demanda ha aumentado muchísimo, y nosotros además de atender comedores y merenderos bajo programa que reciben un cheque de la provincia por mes, también estamos atendiendo y para eso tenemos que comprar mercaderías, a los que están fuera de programa”.
Al respecto, indicó que “aumentó la demanda de quienes quieren armar centros de atención comunitaria de manera alimentaria, comedores y merenderos. Tratamos de influenciar para que no se armen centros de atención presencial, sino para que se haga la entrega de insumos, en algunos casos sabemos que cocinan y se les entrega el alimento elaborado, pero no para comer en un lugar, de modo tal que no se violenten las normas de aislamiento y de distanciamiento”.
“Esperemos que la vacuna que viene dé una respuesta que vaya a atenuar todo el impacto que ha generado en lo social, en lo económico, en lo laboral, en lo administrativo, en todo”.
Niccolai indicó que también se asiste con alimentos a quienes deben permanecer en aislamiento por ser positivos de coronavirus, y que continuó la asistencia alimentaria que daban los comedores escolares, aunque en este contexto, esa asistencia es directamente a las familias.
-¿Cómo definiría el impacto en lo social de la pandemia?
-“Obviamente esto exacerba las condiciones de vulnerabilidad, tenemos problemas
estructurales que no lo vamos a negar y que no le vamos a echar toda la culpa a la pandemia, tenemos una situación en una provincia que está en vías de desarrollo que no hay dudas que en los últimos 15 años ha mejorado sustancialmente todos los índices y la realidad tanto en la Capital como en el interior, y en cada localidad, pero todavía tenemos que superar una importante franja de la sociedad nuestra que está en condiciones de vulnerabilidad. Bueno, esta pandemia obviamente que exacerba esta situación y si vamos a ver los índices del Indec sobre la pobreza y la indigencia, han aumentado en todo el país, debido a la caída no solo de la economía formal, sino también y que es donde se nota mucho la vulnerabilidad, en la economía informal. ¿Quién te da hoy para hacer una changa para hacer una obra albañilería, arreglar un jardín?. La gente que subsiste con esas situaciones, ¿cómo hace para sobrevivir?
Si bien el Gobierno nacional y provincial han dictado medidas paliativas como el IFE, sumar más niños y adolescentes a las AUH, pero no hay dudas de que la situación de marginalidad, pobreza y de vulnerabilidad se ha incrementado en todo el país y que habrá que trabajar muy fuerte y tener un programa, por eso estamos trabajando en planificaciones que permitan salir de esta situación o mejorarla rápidamente”.









Rodo Claramonte