El ministro de Desarrollo Social de la provincia, Ángel Niccolai, indicó que fueron dados de baja 5.000 titulares de la tarjeta Social, un programa provincial que permite la compra de alimentos a través de una tarjeta donde se depositan $3.000 desde enero.
Es que según explicó, comprobaron que estas personas también eran titulares de la tarjeta Alimentar, un programa nacional de Desarrollo Social que tiene el mismo fin.
Niccolai indicó que esta decisión de dar de baja en el programa provincial a quienes tuvieran ambas tarjetas, ya había sido anunciada.
“Debido a la pandemia y por la necesidad de cumplir con el distanciamiento social, el año pasado la (tarjeta) Alimentar no tenía plástico en nuestra provincia sino que se acreditaba en la cuenta de las AUH. No teníamos padrón para cotejar (a los beneficiarios), pero desde un principio se avisó que los que tenían Alimentar, serían dados de baja en la tarjeta Social. Hubo 5 mil beneficiarios que tuvieron ambas tarjetas; cuando en diciembre nos dan los padrones y las tarjetas, se dieron de baja a estos 5 mil beneficiarios que dejaron de serlo desde enero. Es decir, cobraron diciembre y el bono de 12 mil, pero en enero quedó el plástico inhabilitado”, explicó el ministro.
Además, consultado sobre cómo se renovará la tarjeta Social, recordó que la renovación vence en septiembre. “Vamos a empezar con la logística de renovación que se hace en territorio, en cada lugar. Tenemos que organizarnos para ver cómo lo disponemos (operativo de entrega) con autoridades locales, por el distanciamiento social que está vigente por la pandemia”, comentó.
Ante la requisitoria de si habrá nuevas inscripciones al programa tarjetas Social, Niccolai respondió: “Estamos trabajando con 45 mil beneficiarios, eran 50 mil, pero cinco mil se dieron de baja porque tenían la Alimentar y no está prevista la incorporación de nuevos beneficiarios”.

Rodo Claramonte