Casi un centenar de personas fueron aprehendidas o demoradas en menos de 24 horas por incumplir las normas y las medidas de prevención dispuestas por el Gobierno Nacional y Provincial para prevenir la propagación del Covid-19.
En la jornada que marcó un triste récord para la provincia con 91 casos positivos registrados y pese a los incansables pedidos de las autoridades para que los ciudadanos cumplan con los protocolos de distanciamiento social, circulación y medidas de prevención, parece que muchos no entran aún en razón y continúan desoyendo las disposiciones.
La Policía de la Provincia realizó procedimientos en Capital, La Banda, Pellegrini, San Pedro de Guasayán, Jiménez, entre otros puntos. Se detectaron fiestas clandestinas, “juntadas de amigos”, reuniones familiares y cumpleaños.
Además, una gran cantidad de personas también fue demorada por no respetar los horarios máximos de libre circulación, que para los departamentos Capital y La Banda era hasta las 15.
En algunos casos, incluso, ni siquiera llevaban colocado el barbijo, medida preventiva dispuesta hace ya varias semanas.
Entre los casos más significativos se puede enumerar un tucumano que fue apresado al intentar ingresar si autorización a Santiago, evadiendo los controles, por lo que fue puesto a disposición de la Justicia en San Pedro de Guasayán.
En La Banda, el fiscal Álvaro Yagüe ordenó la aprehensión de un automovilista que fue sorprendido en estado de ebriedad, acompañado por cuatro personas dentro de su vehículo. El conductor ya había sido demorado el pasado 7 del corriente, por lo que es reincidente y quedará tras las rejas.
Al mismo tiempo, también se desalojó anoche una fiesta clandestina en el barrio San Carlos, en la que había una importante cantidad de jóvenes y abundantes bebidas alcohólicas. Diez fueron apresados y otros lograron huir.

Rodo Claramonte