El presidente estuvo en Entre Ríos junto al gobernador Gustavo Bordet. Anunció obras, criticó a la Justicia “garantista”.

El presidente Mauricio Macri criticó a los jueces que transformarlos las prisiones en “cárceles de puertas giratorias”, al referirse al femicidio de Micaela García, la joven asesinada en la provincia de Entre Ríos y hallada sin vida en un descampado tras permanecer una semana desaparecida. “Hay historias de personas que delinquen y cometen delitos y al poco tiempo están de vuelta en la calle”, cuestionó el mandatario.

Al finalizar una recorrida en la provincia de Entre Ríos, en la que Macri estuvo junto al gobernador Gustavo Bordet y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el presidente sostuvo que “no se entiende por qué los jueces fueron cayendo en transformar las cárceles en cárceles de puertas giratorias”.

El presidente volvió a cuestionar al polémico juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, Carlos Rossi, quien ordenó en julio del año pasado la liberación de Sebastián Wagner, el principal acusado por el femicidio de Micaela. “Ser juez es una enorme responsabilidad, tienen muchísimo poder y se tienen que hacer cargo”, sostuvo el jefe de Estado durante una conferencia de prensa.

En este sentido, recordó que “menos de 3 de cada mil personas que delinquen cumplen condenas efectivas”, y criticó que en los pocos casos de condenas firmes se “inventan vueltas para que vuelvan a las calles”. Además, indicó que “la Policía no puede vivir evitando delitos” y señaló que existe una frustración porque “después (los delincuentes) salen libres”. “Las tragedias que pasan son irreparables”, lamentó.

Por eso, pidió “cuidar a la gente”. “Los jueces se tienen que hacer responsables de ese poder. Espero que con la salida del juez Rossi los demás jueces entiendan el rol que deben cumplir”, disparó el presidente.

 

Por Mercedes