A partir de hoy, los lentes son considerados tema de salud pública, por lo que la ANMAT regulará la fabricación y venta de los lentes de sol. Un especialista informó los peligros de usar lentes “truchos”.

 

Los fabricantes nacionales e importados de anteojos ya deben inscribirse en la ANMAT y tienen que presentar los niveles de calidad mínimos con que fabrican sus productos, de acuerdo a lo anunciado hoy en el boletin oficial.

Los lentes de sol que no cuenten con inscripción deberán ser retirados de la comercialización. Los fabricantes deben abonar $3250 (nacionales) y $4450 los importados por la inscripción de los productos.

La medida fue tomada luego de una reunión con expertos en oftalmología, quienes plantearon el riesgo para la salud que implica el uso de lentes de sol sin controles sanitarios.

“Es un tema que la Cámara de Ópticos venia solicitando, considerarse los lentes de sol como un tema de salud pública”, relata el oftalmólogo Leandro Rogel a Canal 7.

Los lentes de sol tiene un filtro ultravioleta que protege a los ojo del sol. “Es importante porque la gente consume mucho los lentes que no tiene procedencia clara, que se venden en la vía pública. Son lentes pintados, sin filtros UV, lo que producen una dilatación de la pupila y permite que este expuesto a los daños del sol”, explica el especialista.

Es por eso que se recomienda comprar los lentes en ópticas oficiales, que de alguna manera dé una garantía de que lo que se compra es de calidad

 

Por Mercedes