El Gobierno nacional desempolvó su plan de suspender las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del año próximo. Esta vez, fueron los gobernadores peronistas los que lo empujaron, con el argumento de que el desarrollo de la pandemia impedirá organizar las elecciones internas. La Casa Rosada esperará la reacción pública de la oposición frente a la iniciativa para definir cuándo se envía la ley al Congreso para poder saltearse el turno electoral.
El tramo público del plan se conoció, cuando el chaqueño Jorge Capitanich les dijo al resto de los gobernadores que estaban reunidos en el Salón de los Escudos de la Casa Rosada para firmar el Consenso Fiscal que estaba armando un documento conjunto para pedir la suspensión de las internas obligatorias.
La idea, por supuesto, ya había sido conversada con el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro, y varios gobernadores peronistas les dijeron en ese mismo momento a Capitanich, al tucumano Juan Manzur y al sanjuanino Sergio Uñac, otros de los promotores públicos del plan, que lo firmarían encantados.
La idea que plantearon los gobernadores es que estaban dispuestos a presentar un proyecto de ley avalado por 21 gobernadores con la firma de dos diputados de cada provincia para mostrar el mayor consenso político posible sobre la cuestión. Ese proyecto deberá presentarse antes del 3 de enero, cuando termine la extensión del período de sesiones ordinarias en el Congreso.
En mayo de este año, el periodista Carlos Galván reveló que el Gobierno ya estaba trabajando en ese proyecto y lo sostenía con dos argumentos: el del peligro sanitario y el alto costo económico que implica una elección.
En ese punto no todos en el oficialismo piensan igual. Máximo Kirchner, por ejemplo, sostiene que la cuestión económica no es válida en este caso. “Es una cuestión a debatir con todas las fuerzas políticas. Hay que analizar en qué estado de la pandemia y la vacunación estamos en ese momento. Máximo no cree en el argumento económico para la suspensión. La democracia es muy importante para ponerle un tema de costos. Se necesita una discusión amplia sobre un tema tan importante”, explicó a Clarín un funcionario muy cercano al jefe del bloque de diputados oficialista.
A pesar de que la idea lleva varios meses rodando, la Casa Rosada no la había puesto en marcha y por eso, tras el acto, cuando los gobernadores almorzaron en la Quinta de Olivos con el Presidente Alberto Fernández volvieron a hablar del tema, esta vez con De Pedro, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, presentes.
La Casa Rosada esperará a ver la reacción de la oposición antes de enviar el proyecto de ley para suspender las internas al Congreso. “Si hay acuerdo político, se va a mandar la ley”, le adelantó un funcionario muy importante del Gobierno a Clarín.
En la oposición no hay una posición unívoca sobre el tema, y es por eso que al Gobierno le entusiasmó el proyecto. “Para afuera, el argumento es la pandemia, pero para adentro, la verdad es que la suspensión de las PASO les complica más las cosas a Juntos por el Cambio que a nosotros”, explicó a este diario un dirigente del kirchnerismo.
Desde que se implementaron las PASO en 2009 por iniciativa de la entonces presidenta Cristina Kirchner, las primarias obligatorias se convirtieron en una herramienta más útil para las oposiciones que para los oficialismos, y por eso en varias ocasiones, entre ellas durante el gobierno de Mauricio Macri, hubo intentos y tanteos para suspenderlas. Por eso es que los gobernadores abrazaron sin vueltas la idea.
La vocación de suspender también caminó entre los mandatarios de Juntos por el Cambio. Los gobernadores radicales de Jujuy, Gerardo Morales, y de Corrientes, Gustavo Valdés, están a favor de evitar las PASO y el mendocino Rodolfo Suárez tiene una posición intermedia: los radicales de su provincia creen que las PASO tienen que hacerse en los lugares donde existan precandidatos que quieran competir y no donde haya listas únicas. El porteño Horacio Rodríguez Larreta está en contra de tocar la legislación electoral en este caso.
En el Congreso, en cambio, Juntos por el Cambio sí tiene una posición llana. “Por lo que hablé con (el radical) Mario Negri y con Maximiliano Ferraro (de la coalición Cívica) coincidimos los presidentes de los bloques de diputados de Juntos por el Cambio en que no deben suspenderse las Primarias. Nos parece irracional la forma en que están planteando el tema desde el Frente de Todos, y lo que hace esto es alejar más a la política de la gente”, le dijo a este diario el jefe de bloque de Diputados del PRO, Cristian Ritondo.
El artículo 77 de la Constitución Nacional exige que la modificación de las leyes electorales o del régimen de los partidos políticos se haga con el voto de la mayoría absoluta (la mitad más uno) de los miembros de las dos cámaras del Congreso. El Frente de Todos tiene los votos en el Senado y en Diputados podría conseguirlos con la ayuda de aliados,

Rodo Claramonte