En medio del aumento exponencial de los casos de coronavirus, hoy los ministros de Educación de todo el país coincidieron en que la suba no está vinculada a la apertura escolar. En una reunión del Consejo Federal, ratificaron la presencialidad en las aulas y remarcaron la “dimensión preventiva” de los protocolos.
En el encuentro, los ministros avanzaron en el monitoreo de los contagios en los colegios a través de la plataforma Cuidar Escuelas, que pretende centralizar la información. Si bien los datos aún no están consolidados, según supo Infobae, lo que manejan extraoficialmente es que los contagios originados en el ámbito escolar dan por debajo del 1% en todas las jurisdicciones.
El ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, encabezó la sesión virtual que tuvo como objetivo evaluar los primeros resultados de carga de datos de la plataforma, que informa tanto los casos sospechosos como confirmados de Covid-19 en las escuelas. “Su implementación, desde el retorno de las clases presenciales, tiene como finalidad alertar sobre casos registrados para servir a las acciones de prevención, control y monitoreo de los Estados”, informaron desde la cartera educativa.
Durante la sesión, Trotta se refirió a la importancia de “contar con información confiable en momentos donde la segunda ola está impactando fuertemente en el continente”. “Los protocolos, que han demostrado tener una dimensión preventiva y de cuidado y que nos han permitido tener un rápido accionar frente al COVID-19”, agregó.
En todo el país, las clases iniciaron bajo un modelo híbrido, que alterna días de asistencia a la escuela y de tareas en el hogar. Dentro de ese esquema hay una disparidad enorme: provincias como Formosa, Chaco, Neuquén o Santa Cruz donde la presencialidad es muy escasa. Y mismo dentro de las jurisdicciones surgen diferencias: dependiendo de los espacios y la matrícula de las escuelas, hay alumnos que van todos los días al colegio aunque sea media jornada, mientras que hay otros que concurren una o dos veces por semana.
Si bien el Gobierno recomendó que se tomaran medidas restrictivas en los distritos más afectados, por ahora las escuelas no se cerrarán. Tras un año sin clases en las aulas, la decisión es priorizar la presencialidad, aunque para eso -afirman- deberán aumentar los cuidados en “otros ámbitos”.
En la reunión de hoy por la mañana se abordaron cuestiones vinculadas la carga y seguimiento de los casos y se ratificó por unanimidad que, en aquellos establecimientos donde se registraron contagios, la aplicación de los protocolos fue “efectiva”.
Más allá de algunas pequeñas diferencias entre las provincias, los protocolos establecen el aislamiento inmediato ante un caso sospechoso. Si se confirma el contagio de un estudiante, se deberá aislar durante 10 días corridos al curso al cual pertenece y a los maestros que le hayan dado clases hasta 48 horas antes de confirmarse el caso. En cambio, si el positivo es de un docente, se deberá aislar durante diez días a todas las burbujas con las que tuvo contacto hasta 48 horas antes de recibir el resultado del hisopado.
El sistema Cuidar Escuelas es una plataforma elaborada en conjunto entre los ministerios de Educación, Salud y la Secretaría de Innovación Pública de la Jefatura de Gabinete de Ministros. Allí los equipos directivos de las 63 mil escuelas del país deberán registrar todos los casos sospechosos o positivos de los que tomen conocimiento cada 24 horas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.