El Gobierno busca moderar el impacto de la suba de este año en el invierno.

Con el objetivo de amortiguar el impacto del aumento de las tarifas de gas en los meses más fríos del año, el Ministerio de Energía, a cargo de Juan José Aranguren, puso en marcha un mecanismo para habilitar el pago hasta en cuatro cuotas de las facturas correspondientes a los meses de julio y agosto.

El beneficio se aplicará sobre los clientes residenciales de todo el país, salvo quienes están enmarcados en la tarifa social, cuyas boletas son sustancialmente más bajas porque no pagan por el fluido.

En esa dirección, el Enargas, el ente que regula a las empresas del sector en todo el país, les enviará hoy a las compañías una nota en la que les anticipará los cambios. Luego saldrá una resolución que concretará las modificaciones del esquema de cobro.

En la práctica, el Enargas les ordenará a las compañías que les permitan a los usuarios pagar por el servicio en cuatro cuotas sin interés para todas las facturas que se emitan a partir de hoy y hasta octubre. Esas boletas comenzarán a llegar a los hogares el mes próximo.

Según la interpretación oficial, la implementación de las cuatro cuotas les permitirá a los usuarios distribuir el gasto en gas mientras adaptan su conducta a un consumo más racional orientado por la nueva señal de precios.

No es la primera vez que la administración de Mauricio Macri acude a las cuotas para moderar el impacto del alza de tarifas de servicios públicos en los bolsillos de los consumidores. En mayo del año pasado, en medio de la polémica que generó el primer ajuste en los precios del gas, intentó implementar un mecanismo de financiación a través del cual los usuarios podrían pagar la mitad de los consumos hechos entre abril y septiembre entre octubre y marzo de este año. Luego dio marcha atrás, tras el fallo adverso de la Corte Suprema.

A %d blogueros les gusta esto: