El segundo día de las nuevas medidas sanitarias, con más restricciones y con horarios más reducidos para circular, volvió a tener números “rojos” por irresponsables que ponen en riesgo la salud pública (léase familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo, entre otros) al asistir a fiestas, reuniones, campeonatos de fútbol y de penales, tabeadas y otros juegos de azar, donde facilitan la propagación del virus del Covid-19.
Los controles fijos y los recorridos de la Policía de la Provincia, que trabajan en permanente contacto con los fiscales en la lucha contra los infractores, permitieron ubicar puntos geográficos —también hubo colaboración de la gente con llamadas anónimas— donde habían personas infringiendo las restricciones por la pandemia que cada día arrastra a más enfermos y personas fallecidas.
La llegada de los uniformados provocó la huida de mucha gente hacia zonas montuosas y saltando tapias, mientras que otras no pudieron hacerlo y permanecieron en el lugar. A estas últimas —por orden judicial y para evitar mayores contagios— fueron desalojadas de cumpleaños y otras fiestas sociales, como partidos de fútbol y juegos de azar. Entre los que huyeron y fueron desalojados en distintos puntos de la provincia, se contabilizaron más de 500 personas.
No obstante, los organizadores de los eventos, tras ser identificados, fueron trasladados a las dependencias policiales, donde fueron imputados por el artículo 205 del Código Penal y quedaron aprehendidos, por orden de la Fiscalía. En este sentido, 14 personas quedaron apresadas y se secuestraron vehículos que algunos abandonaron en la fuga. Asimismo, otros santiagueños fueron imputados por circular fuera del horario permitido, aunque seguidamente siguieron en libertad, bajo el compromiso de permanecer en el hogar y cumplir con las medidas sanitarias vigentes.

Malos ejemplos
Estos fueron algunos casos registrados en la provincia:
En Pozo Hondo, detectaron la presencia de quince personas reunidas en una vivienda, donde secuestraron bebidas alcohólicas y un equipo de música, mientras que otras nueve fueron interceptadas fuera del horario permitido y se incautaron motocicletas.
En la localidad de Guayaca (departamento Quebrachos), desalojaron un cumpleaños de 15, al que habían asistido sesenta invitados. Tras retirar a los asistentes y secuestrar bebidas y otros elementos para la causa judicial, se aprehendió al padre de la agasajada por organizar el festejo social ilegal.
A las cuatro de la madrugada de ayer, en el paraje Pozo Zuni, departamento Robles, en medio de una zona montuosa, los efectivos detectaron la reunión de un grupo de jóvenes alrededor de una fogata. Aprovechando el monte y la oscuridad, los infractores se dieron a la fuga, pero olvidaron un parlante portátil, que fue secuestrado.
A las 17 de ayer, los uniformados irrumpieron en un campeonato de fútbol en la localidad de Rodeana, departamento Banda. Todos huyeron y se secuestraron una moto, dos celulares y prendas de vestir que los jugadores abandonaron en la huida junto con el público.
En Campo del Cielo, a 75 kilómetros de Campo Gallo (Alberdi), se estaba jugando ayer un torneo de fútbol con la participación de varios equipos, los que fugaron ante la llegada de la Policía. La organizadora, una mujer de 48 años, fue imputada y trasladada a la dependencia policial. Dijo que el torneo era a “beneficio”.
En el barrio La Católica, había unas 150 personas, entre público y participantes de un campeonato de penales, El lugar fue desalojado sin inconvenientes y su organizador, aprehendido.
Un desbande de infractores se produjo ayer en la Calle 18, entre 110 y 111, del barrio Borges de la ciudad Capital, donde más de treinta apostadores jugaban a la taba. El lugar fue desalojado.