El Juzgado de Género desplegó una intensa actividad durante la feria de enero, lo que se reflejó en que cada una de las magistradas de ese organismo, Dras. Cecilia Laportilla y Norma Morán, presidieron un promedio de tres audiencias diarias cada una.
La premisa fue atender los casos urgentes, por lo que se priorizó en la organización de la agenda de las magistradas los legajos en lo que había personas detenidas o estaban latentes situaciones de grave riesgo para quien impulsó una denuncia penal.
En ese marco, los episodios de violencia de género tienen otras connotaciones porque, en general, incluye a la violencia intrafamiliar, en los que también están inmersos niños y adolescentes, a los que se debe resguardar.
Por ese motivo y al tratarse de un tema sensible socialmente, es que para llevar adelante esta comprometida gestión se conformó un equipo de trabajo que diera celeridad a la tramitación de los casos que se presentaron durante la feria.
Al respecto, la Dra. Laportilla resaltó que “gracias al trabajo que realiza la Oficina de Gestión de Audiencias de Género, a cargo de la Dra. Carolina Salas, es que se pudo llevar adelante una labor mancomunada organizada y muy eficiente”.
Con respecto a la labor desplegada durante el mes anterior, enfatizó que “se continuó trabajando como se venía haciendo desde el inicio del aislamiento social obligatorio, en que nos adaptamos para prestar el servicio de Justicia mediante audiencias virtuales”.
Transcurridos varios meses desde su implementación, la modalidad de las audiencias virtuales fue positiva y aceptada por los operadores judiciales, por lo que tienen continuidad en la actualidad.

Rodo Claramonte