El presidente Alberto Fernández volvió a defender la necesidad de sostener las ayudas sociales y a las empresas para enfrentar las dificultades derivadas de la pandemia de coronavirus y la restricción de las actividades economicas. En ese sentido, dejó la puerta abierta al pago de un cuarto Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE).
El jefe de Estado sostuvo que el déficit fiscal será mayor al previsto porque será necesario continuar con la asistencia -incluso con un posible IFE 4- y que superarán el 4,5% de rojo primario.
“Es muy posible que crezca a fin de año porque todavía seguimos pagando ATP, asignaciones y estamos viendo si no hace falta un IFE 4 para terminar el año tranquilos”, sostuvo el jefe de Estado al observar la necesidad de continuidad de los dos programas.
La Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) se implementó para ayudar a las empresas a pagar salarios y comenzó como subsidio para reconvertirse luego en un esquema mixto de crédito. El subsidio conun tope de dos salarios mínimos por cada trabajador, se mantiene en caso de que se incorporen nuevos empleados.
“Se nos ha incrementado mucho es el déficit primario, eso es cierto. Pero se nos ha incrementado como consecuencia de una pandemia impresionante y porque además tuvimos que poner en marcha un Estado absolutamente obsoleto”, señaló Alberto Fernández . “Al llegar nosotros no había Ministerio de Salud, no había Ministerio de Ciencia y Técnica, que fueron centrales en la pandemia”.
Fernández puntualizó que “tuvimos que poner en marcha un Ministerio de Salud. Cuando lo escucho hablar al ex Ministro de Salud Rubinstein, me asombro. No sólo porque dejó caer un Ministerio de Salud sino porque dejó millones de vacunas sin utilizar”

Rodo Claramonte