Hoy, es feriado nacional (trasladando el mismo) por conmemorarse el 17 de junio el Paso a la Inmortalidad del General Martín Miguel de Güemes, héroe de la liberación nacional.

Un hecho trascendente en nuestra historia, que plantó los pilares fundamentales del funcionamiento de las Universidades Públicas Argentinas, cuando un 15 de Junio de 1918 cientos de estudiantes invadieron la calles de Córdoba con un pedido que en ese momento podría resultar descabellado, pero que hoy tomamos con normalidad: “la democratización de la universidad”.

Aquel movimiento introdujo a nuestro país en una nueva era de modernidad, con una reforma de vanguardia que en muchos países no existe hasta el día de hoy.


Se cumplen 102 años de la Reforma Universitaria que marcó un antes y después tanto en la educación como en nuestra historia democrática.

Estalla la rebelión en Córdoba. Los estudiantes que venían reclamando profundos cambios en la antigua clerical y elitista universidad fundada en la época de la colonia española por los jesuitas, inician una huelga con la toma del rectorado de la Universidad de Córdoba.
Días más tarde, el 21 de Junio, la Federación Universitaria de Córdoba hizo público en “La Gaceta Universitaria” el Manifiesto Liminar, redactado por Deodoro Roca, que luego se convertiría en el documento básico de la Reforma Universitaria.

Entre los postulados de la reforma se encontraban:

  •  La Autonomía Universitaria, tanto en lo administrativo como en lo financiero y lo científico-pedagógico.-
  • El cogobierno universitario con participación de los estudiantes.-
  •  La extensión universitaria.-
  • La periodicidad de las cátedras.-
  • El acceso de los docentes a las cátedras por concurso.-
  • La Reforma se extendió rápidamente por las restantes universidades argentinas (Buenos Aires, La Plata y Tucumán, únicas hasta ese momento, a la que se le sumo la del Litoral al ser creada un año más tarde).-

“El acceso del ciudadano a la vida nacional, traído por el Radicalismo, como el acceso del estudiante a la vida de las Universidades, traído por la Reforma Universitaria, son dos índices de un mismo fenómeno, dos formas de un mismo proceso de alumbramiento civil de la conciencia racional, de una misma lucha por la integración orgánica de la nacionalidad.

El vasallaje social impuesto por las oligarquías políticas dueñas del poder y de la riqueza, habían consumido nuestro aliento vital, del mismo modo que en el orden educativo, el régimen de tutela mental que ejercieron, sofocaba el porvenir argentino, en los retoños del espíritu naciente”. Gabriel Del Mazo, Reforma Universitaria y Cultura Nacional. Editorial Raigal, Buenos Aires, 1955.

Texto completo del: Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918 en Córdoba.

Mercedes