Esto ocurrió en un colegio al oeste de Londres, Inglaterra en donde una pequeña broma entre amigos, terminó en tragedia.

Se trata de Karanbir Cheema, de apenas 13 años, quien era alérgico, entre otras cosas, a la leche, el gluten, al huevo, el trigo y las nueces. Por su parte, los médicos señalaron que la reacción que tuvo fue “extraordinariamente inusual”.

En la investigación por la muerte de Karanbir, la médica forense Mary Hassel informo que el compañero le había tirado de forma infantil el queso, sin ningún tipo de intento de hacer daño. La forense hizo responsable a la escuela William Perkin, a la cual asistía, porque no informó al resto de la clase sobre las alergias que el nene padecía.

La madre de la victima relato que “Mi hijo era consciente, él mismo sabía lo rápido que debía reaccionar. Sus palabras en la escuela fueron: Por favor, ayúdenme o voy a morir’”.

Luego lo llevaron al hospital Great Ormond Street donde peleó por su vida durante casi dos semanas, pero un síndrome de postparo cardíaco causó su muerte.

Mientras tanto, la pediatra especialista en alergias del Hospital de Niños Evelina, en Londres, Adam Fox, señaló que este tipo de reacciones severas por contacto con la piel son “muy poco frecuentes”. Además, reconoció que “no tenía conocimiento de ningún otro caso fatal”.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.