El Gobierno analiza ahora si habrá un cuarto pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que en sus primeras tres ediciones se pagó cada dos meses. El programa de asistencia que a través de un bono de $10.000 llegó a casi 8,9 millones de familias de trabajadores informales, monotributistas de las categorías más bajas y otros sectores golpeados por el parate económico que generó la pandemia de coronavirus Covid-19 todavía puede tener una edición más, pero está en discusión la creación de otros programas que lo reemplacen.
Los dos factores principales que están detrás de las discusiones en las que en estos días participa el Gabinete económico del Gobierno son los costos y la relajación de las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio.
Cada desembolso se decide por una sola vez y le cuesta al Gobierno cerca de $89.000 millones, tres meses de lo que gasta otro programa, el de Asistencia al Trabajo y la Producción. Con el objetivo de reducir a 4,5 puntos del PBI el déficit primario para el año que viene, la previsión del ministro de Economía Martín Guzmán es mantener un presupuesto similar al que sin ley se aplicó este año, pero restando los gastos extraordinarios que se decidieron en el contexto de pandemia.
Lo que va a haber es una herramienta para seguir asistiendo. Mientras haya poblaciones que requieren asistencia (Moroni)
En ese sentido, el IFE tiene los días contados y así se sabía desde el primer desembolso: cada nueva edición implica una nueva evaluación y una nueva decisión de asumir la enorme erogación que implica.
Por otro lado, la relajación de las medidas de aislamiento social y una curva de casos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en el Gran Buenos Aires que, aunque se mantiene en niveles altos, permite especular con que ya alcanzó un pico, hace que en el Gobierno se empiecen a preguntar si ya es hora de cortar con una asistencia que se basa en el freno a actividades que, en muchos casos, han vuelto a llevarse a cabo.
“Lo que va a haber es una herramienta para seguir asistiendo. Mientras haya poblaciones que requieren asistencia, mientras la población siga afectada por un fenómeno del Medioevo en el siglo XXI. Es un tema que esta en discusión y vamos a determinar cuál es la herramienta mas idónea”, explicó hoy el ministro de Trabajo Claudio Moroni.
Según explicó, el objetivo del Gobierno es destinar los recursos del Estado a la creación de empleo. “El mejor modo de inserción de cualquier persona en la comunidad es el trabajo, a la Argentina no le sobran los recursos. O apunta a la creación de empleo o a un salario universal por solo ser habitante”, dijo.
El lunes, la Anses había salido a aclara que no habría pago junto con el inicio del calendario de la Asignación Universal por Hijo (AUH) de octubre. Hasta ahora, mes por medio, las tres ediciones anteriores del bono habían empezado depositando el extra de $10.000 a los beneficiarios de la AUH. Con lo cual, si hay un IFE cuatro llegará en otro momento.
“Por temas administrativos ya no se llega a pagar desde el 8 de octubre en conjunto con la AUH. Pero no está descartado aún que se pague igualmente”, dijeron fuentes de Anses.
Pero si, como en versiones anteriores, el IFE 4 se inicia a la par de alguno de los pagos mensuales de la AUH en esta ocasión la Anses se habrá tomado más tiempo entre bono y bono.
Tampoco el IFE 4 es una decisión tomada. En una entrevista concedida a la agencia oficial Telam y publicada el 19 de septiembre pasado Raverta aclaró que un cuarto desembolso no está asegurado y que la continuidad de las políticas de asistencia social en contexto de pandemia están siendo revisadas.
“Antes de fin de mes se va anunciar cómo sigue el IFE porque en octubre habría que empezar a pagarlo de nuevo”, dijo Raverta en esa ocasión. Septiembre pasó, sin embargo, y la decisión se dilata.
“Se está pensando dentro del Gabinete Económico en cómo avanza la pandemia y en ver el impacto de los tres IFE en las familias y en la economía. Estamos evaluando si existe un cuarto pago del IFE o vamos a construir otras políticas sociales de acompañamiento con otras perspectivas”, había asegurado la titular de Anses.




Rodo Claramonte