La pequeña contó los vejámenes que sufría mientras la familia participaba de un almuerzo por el Día de la Madre.

Revés judicial para el empleado del IPVU detenido el pasado sábado 13 de noviembre, acusado de abusar sexualmente por más de dos años de la sobrina de su esposa: la Justicia bandeña ordenó la prórroga de su detención.

A través de una audiencia realizada en la jornada de ayer, la Unidad de Delitos Contra la Integridad Sexual de La Banda —coordinada por la Dra. María Alicia Falcione— solicitó que el imputado Peralta (48), continuara preso.

La Dra. Falcione explicó a la jueza de Control y Garantías de La Banda, Dra. Roxana Menini, que existen evidencias suficientes como para sindicar al imputado como el autor del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente.

La Fiscalía manifestó que durante el relato en Cámara Gesell la menor aportó detalles aberrantes de cómo sucedían los ultrajes, los cuales se habían iniciado cuando ella tenía apenas cuatro años.

Como se recordará el caso salió a la luz durante el festejo por el «Día de la Madre», cuando la víctima le manifestó a su prima adolescente que no quería ir con su tío (quien la llamaba para que ingresara a su casa) porque éste «le tocaba la cola».

La jovencita preguntó más y la chiquita habría ahondado que el tío siempre que la llamaba a la casa le daba regalitos, pero que ya no quería nada porque siempre la tocaba.

Ante el relato de su prima, la adolescente le contó a su tía (madre de la menor) quien finalmente hizo la denuncia.

Ayer la jueza, luego del relato de las partes hizo lugar al pedido de la Fiscalía y ordenó la prórroga de la detención de Peralta, quien tras la audiencia fue trasladado a una comisaría donde continuará detenido.