Tocó los $ 15,12 en el inicio de la rueda, pero luego bajó al mismo nivel que la jornada anterior; el minorista se vendía a $ 15,20.

eso de la incertidumbre, el mercado cambiario no demoró en reaccionar a la Victoria de Donald Trump . Sin embargo, el nerviosismo inicial   se esfumó bastante más rápido de lo que muchos esperaban. Tras tocar los $ 15,12 en el circuito mayorista -el que marca la tendencia del resto mercado- al comienzo de la rueda, hacia el mediodía el tipo de cambio ya volvía a operarse en $ 15,01, prácticamente en el mismo nivel que ayer, y por estas horas incluso estaba perforando los $ 15, para ubicarse en 14,95 pesos.

“No esperamos que pase nada con lo de Trump. El problema sigue siendo la apreciación cambiaria, los fundamentos locales que lo explican no se modificaron”, subrayó el jefe de cambios de un banco extranjero de primera línea. “Incluso yo esperaba que lo de Trump impactara tres días, pero el efecto no duró ni tres horas”, dijo, con la condición de no ser identificado.

En las pizarras de los bancos, el dólar al público minorista se estaba vendiendo a $ 14,90 para la compra y $ 15,20, para la venta, cinco centavos por debajo del precio de ayer.

El fuerte ingreso de dólares que se registró con la primera etapa del blanqueo de capitales, y que podría profundizarse en los próximos meses contribuiría a que, aun con el efecto Trump la la oferta de moneda extranjera supere a la demanda.

Más aun, coinciden en el mercado, considerando que el Banco Central (BCRA) se sigue mostrando muy cauto en su política de baja de tasas de interés. Recién ayer, después de casi dos meses de pausa, la entidad que preside Federico Sturzenegger volvió a recortar en medio punto las tasas de sus títulos, las Lebac, que sirven de referencia para el resto de las tasas del mercado. Con tasas todavía altas -en 26,25% anual-, los inversores tienen más incentivos de volcarse a las Lebac o a instrumentos en pesos, que al dólar.

“Hay un exceso de dólares. Se está debatiendo cómo hacer con todos los dólares que está recibiendo el Tesoro, para que no presionen sobre el tipo de cambio”, opinó otro cambista.

El Tesoro emitió en las últimas semanas bonos en pesos, que fueron suscriptor en su mayoría por inversores del exterior. Y los compradores que vinieron de afuera también ingresaron dólares y abultaron la oferta de divisas en la plaza.

En los últimos 30 días, según datos del BCRA al 4 de noviembre pasado, las reservas internacionales mostraron un crecimiento de casi el 17%, al pasar de US$ 32.510 millones a US$ 37.939 millones.

“Existía la posibilidad de que el Banco Central dejara correr el tipo de cambio aprovechando la coyuntura internacional, como hizo en su momento cuando el Reino Unido votó irse de la Unión Europea, con el Brexit, pero pareciera que esta vez no va a suceder”, apuntó otro operador de un banco internacional. “De todas formas, hay que esperar. Aunque en el corto plazo no pinta que las cosas vayan a cambiar demasiado, al menos hasta no conocer la política de Trump”.

Por Mercedes