El rector de la UNSE, Ing. Héctor Paz, invitado por el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk, participó de una reunión encabezada por el jefe de Gabinete de Ministros, Santiago Cafiero. De la misma participaron funcionarios y más de 40 rectores de universidades nacionales, donde se brindaron detalles sobre el alcance y el posible impacto de la Prestación Básica Universal (PBU), herramienta que facilitará el acceso a Internet para docentes, alumnos e investigadores.
Durante el evento se explicaron los alcances de la Resolución ENACOM 1467/20, que estableció la Prestación Básica Universal para los servicios de Internet, televisión por cable y telefonía móvil y fija. Esta iniciativa es reglamentaria del Decreto 690/20, que declara a los servicios TIC como públicos esenciales y en competencia, con el objetivo de garantizar el derecho humano de acceso a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones por cualquiera de sus plataformas.
Estuvieron presentes además, el rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, Ernesto Villanueva; de la Universidad Nacional de San Martín, Carlos Greco; de la Universidad Nacional de Moreno, Hugo Andrade; de la Universidad Nacional de Avellaneda, Jorge Calzoni; de la Universidad Nacional de Hurlingham, Walter Wallach; de la Universidad Nacional de Jujuy, Rodolfo Tecchi; del Instituto Universitario de Gendarmería Nacional Argentina, Mariano Melotto; de la Universidad Nacional de Lanús, Pablo Mario Narvaja; de la Universidad Nacional de La Matanza, Fernando Luján Acosta, y de la Universidad Tecnológica Nacional, Héctor Aiassa.
Por su parte, Perczyk, aseguró: “Tenemos 2.200.000 estudiantes; hay universidades donde el 85% es el primero de la familia que ingresa en la universidad” y amplió: “En Argentina tenemos una gran cantidad de sectores populares en la universidad pública y, hoy por hoy, es una limitación no poder acceder a un precio justo a nivel federal. Es muy importante que las universidades puedan poner su voz, poner en valor esta situación”.
Según las estimaciones realizadas por el sistema universitario nacional, entre un 10 y un 12% de los integrantes de la comunidad académica tuvieron dificultades para solventar la conectividad durante la pandemia de coronavirus y fueron las casas de altos estudios las que debieron lanzar diversos programas para amortiguar esas falencias.

Rodo Claramonte