Ante el presidente y la vicepresidenta del Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA), Santiago Azulay y Dina Migani, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, aseguró que hay “aspectos a mejorar” de la ley de bosques nativos, en relación a la distribución de los fondos destinados a las provincias, y celebró la “noticia positiva” sobre el proyecto de ley del Presupuesto 2021 que contempla “la duplicación” de lo asignado al Fondo Fiduciario para la Protección de los Bosques Nativos (FOBOSQUE).
En la Asamblea Extraordinaria de Bosques Nativos del COFEMA, realizada esta tarde por videoconferencia con la participación de las autoridades ambientales del país, el titular de la cartera de Ambiente nacional sostuvo que “en su momento la ley de bosques fue muy necesaria”, pero al tiempo de reconocer la importancia de este “hito”, consideró que “a 13 años de su vigencia se pueden identificar aspectos a mejorar”. “A partir de la ley, si bien descendió la curva de deforestación, en estos años hubo 2,8 millones de hectáreas deforestadas”, por lo que remarcó que “hay elementos que poner en discusión”.
“Preservemos los bosques nativos sin olvidarnos de los aspectos productivos que coexisten alrededor de las cuencas forestales, siempre en un marco de pensar que es necesario una mirada a la ley para mejorarla”, dijo Cabandié.
En el mismo sentido, el presidente del COFEMA sostuvo: “La ley de bosques es una de las herramientas más importantes que tenemos en la gestión del ambiente, pero necesita algunos ajustes para que podamos seguir creciendo en la protección y el desarrollo con inclusión y sostenibilidad”. “Tenemos que pensar cómo mejorar el fondo, y si es necesario hacer ajustes a la ley lo vamos a hacer, porque la realidad económica, social y ambiental lo demanda”.
“Lo haremos cuidando celosamente que las 24 jurisdicciones del país encuentren el respaldo a su modelo de gestión ambiental. La voluntad debe ser la revisión del sistema, con el objetivo común de eficientizar la herramienta”, subrayó Azulay.
En la Asamblea específica para abordar asuntos relativos a los recursos forestales, los representantes de las carteras de Ambiente del país trataron la iniciativa de federalizar el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de Bosques Nativos. Se plantea un nuevo esquema de transferencias, que consiste en modificar el artículo 36 del Decreto Reglamentario de la Ley n.º 26331, con el fin de generar un nuevo mecanismo de transferencias directas del FOBOSQUE para que los fondos se destinen directamente a las cuentas de las distintas jurisdicciones.
El objetivo es darle un carácter más federal al FOBOSQUE y jerarquizar a las autoridades de aplicación de la ley de las distintas jurisdicciones, para que efectivamente los fondos sean destinados a políticas en la materia, tal como lo establece la mencionada norma.
En el encuentro el director nacional de Bosques, Martín Mónaco, presentó el Informe de Deforestación de los Bosques Nativos en Argentina: causas, impactos y alternativas, realizado por la Secretaría de Política Ambiental en Recursos Naturales. El documento sostiene que es necesario fortalecer las herramientas de desarrollo vinculadas a los bosques nativos, de manera que formen parte de la matriz productiva del país, de forma responsable y sostenible, generando arraigo y riqueza local.
Entre los datos más salientes del informe se destaca que el 13 % de la población total de la Argentina vive dentro de los Ordenamientos Territoriales de Bosque Nativo (OTBN); que el 61,5 % de la población con necesidades básicas insatisfechas se encuentran en los departamentos con bosques nativo; y que el 65,6 % de las comunidades indígenas del país se encuentran dentro del OTBN.
El documento elaborado por el Ministerio de Ambiente nacional indica que el porcentaje anual de pérdida de bosque nativo mostró una disminución desde la sanción de la Ley n.° 26331, pero se incrementó desde el 2015. Las principales causas de deforestación son los incendios forestales y la expansión de la frontera agropecuaria, que trae aparejada pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos, disminución de la productividad de los suelos, cambios en los ciclos hidrológicos, reducción de recursos disponibles para las comunidades y pérdida de empleo rural como consecuencia de la modificación en la estructura agraria.
En la Asamblea también se abordó la problemática del manejo del fuego y la prevención de los incendios forestales y rurales. En ese sentido, desde la Nación se trabaja con las provincias en la preservación de los bosques nativos.

Rodo Claramonte