Funcionarios, jueces electorales y expertos internacionales debatieron hoy propuestas para perfeccionar y transformar el sistema electoral argentino en más “ágil, confiable y transparente”, en el marco de un seminario organizado por la Cámara Nacional Electoral, en línea con la reforma política impulsada por el gobierno de Mauricio Macri.

“En 2017 los argentinos tenemos que empezar a votar de otra manera. Sería el mejor homenaje que podríamos hacer a un siglo de la implementación de la ley Saenz Peña”, aseveró el ministro del Interior, Rogelio Frigerio en la apertura del encuentro que se desarrolla durante toda la jornada en un hotel céntrico.

Ante un auditorio desbordado de público, entre el que se encontraba el ex presidente Eduardo Duhalde, el funcionario detalló que los tres objetivos de la reforma son: la simplificación del calendario electoral, la implementación a nivel nacional de la boleta única electrónica (BUE) y la revisión del organismo de control, ya que “el poder político de turno no puede ser quien controle el comicio”.

“Esto no es un capricho ni un proyecto personal del presidente Macri. Su objetivo es generar el mayor consenso posible y escuchar todas las voces competentes antes de enviar el proyecto al Congreso”, sostuvo el titular de la cartera de Interior.

Entre las modificaciones que se buscan, el ministro indicó que “no puede volver a ocurrir que sobre 50 domingos del año se vote en unos 30”, tal como sucedió el año pasado entre el desarrollo de elecciones municipales, provinciales y nacionales que se desarrollaron durante 2015, y dijo también que “es imposible seguir votando con la boleta de papel”.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vía, recordó que la necesidad de una reforma electoral es un reiterado reclamo del organismo y celebró que la discusión se de en el marco de un año “no electoral”, ya que los argentinos recién vuelven a las urnas en 2017 en comicios legislativos.

No obstante, Dalla Vía afirmó que si bien “hay cosas que cambiar, también hay valores y tradiciones que preservar” e indicó que “con problemas o sin problemas, las elecciones en Argentina hasta ahora se desarrollaron de manera legítima”.

En tanto, el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas, dijo que la “autocrítica” del organismo que preside es “lograr culminar los procesos de selección de jueces electorales para la autonomía y fortalecimiento de la Justicia electoral” y detalló que en varios distritos -como Salta, Formosa, La Plata, Catamarca, Río Gallegos- faltan aún completar designaciones.

Por último, el director representante del Banco Interamericano de Desarrollo de América Latina en Argentina, Rubén Ramírez, indicó que como organismo multilateral de crédito vienen acompañando estas iniciativas en la región y buscan con su financiamiento “apuntar a un debate pleno, abierto y transparente” en los países con este desafío.

En un primer panel, en el que expertos internacionales realizaron una evaluación de los procesos electorales 2015, la ex directora de la División de Asuntos Electorales de las Naciones Unidas, Carina Perelli, indicó que el sistema electoral argentino “es muy obsoleto” y que “en otras latitudes, el margen extremadamente estrecho con el que se resolvió la elección presidencial (2,8 puntos) hubiera generado todo tipo de sospechas”.

Luego, el coordinador de Asuntos Internacionales del Instituto Nacional Electoral de México, Daniel Zovatto realizó un repaso de las variadas reformas electorales en ese país y, ante esa experiencia, afirmó que “no hay modelos de reformas electorales sin acuerdos y pactos políticos, por lo que hay que ceder espacios para acordar”.

Mercedes