“Protocolo COVID-19 para Prestadores Turísticos” es un documento que el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación difundirá en un corto plazo. Supone los lineamientos necesarios para la reanudación de las actividades de la industria del turismo: es el primer paso para la habilitación y reapertura. Incluye un anexo para los Parques Temáticos y atracciones, que desde agosto dispone de un protocolo aprobado para la reactivación del sector.
Lo firmaron en conjunto el ministerio con la Cámara Argentina de Turismo (CAT), el Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA) y las provincias, a través del Consejo Federal de Turismo (CFT) y la Asociación Argentina de Parques y Atracciones (AAPA). Es un anexo que sirve de complemento al “Protocolo COVID-19 para Prestadores Turísticos”.
Desde la cartera de Turismo y Deportes de la Nación informaron que esperan promocionar el acuerdo cuando se formulen los protocolos definitivos de balnearios y transporte terrestre. Y advirtieron que si bien el protocolo está aprobado, la actividad no está habilitada y aún se desconoce cuándo los parques de diversiones y atracciones en centros comerciales y al aire libre podrán ser reinaugurados. Es una resolución que deberá ser cotejada con el Ministerio de Salud.
“El objetivo es profundizar las pautas allí establecidas y asegurar su interpretación y aplicabilidad a las prestaciones de servicios turísticos en el ámbito de los parques temáticos y atracciones de todo el territorio nacional”, dice el documento. “El nuevo escenario para el sector exige revisar y actualizar las gestiones operativas de cada prestación en busca de minimizar las posibilidades de contagio mediante la adopción de medidas preventivas frente a la emergencia sanitaria provocada por la propagación del virus COVID-19, y encuadrar las normas de comportamiento del personal y de las y los usuarios de estos servicios, conforme las recomendaciones globales y nacionales en el contexto de esta pandemia”, agrega.
El protocolo de apertura de los parques y atracciones impone medidas de prevención, distanciamiento social, higiene de manos y respiratoria, desinfección de superficies y ventilación de ambientes de trabajo, capacitación de empleados. La misión es que los asistentes puedan desenvolverse en un entorno protegido y saludable. También establece medidas para la detección y el manejo de casos sospechosos, el uso de termómetros infrarrojos en los puestos de ingreso y solicita “evitar la estigmatización y la discriminación de personas sintomáticas o afectadas por COVID-19 y sus contactos estrechos”.
El protocolo, a su vez, sugiere fundar un comité de crisis que sea compuesto por las partes involucradas y que fiscalice el cumplimiento de cada punto del documento. Se promueve el teletrabajo y, en caso de desplazamientos, la asistencia a través de medios de transporte individuales. Son tres los enfoques que desarrolla el protocolo: nomenclatura y medidas generales, medidas para el personal de los parques y las recomendaciones de la prestación del servicio.
“Es imprescindible que quienes conforman la cadena de valor del turismo estén preparados para cuando la situación epidemiológica permita la habilitación de las diversas actividades económicas, pudiendo instrumentar todas las medidas necesarias que permitan a las y los visitantes disfrutar del servicio en un contexto seguro y controlado”, apunta el protocolo que ya ha sido aprobado.
Daniel Catzman, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Parques y Atracciones (AAPA), manifestó en un comunicado su análisis de la coyuntura actual. “’El sector de la industria de los parques de atracciones, parques temáticos, centros de entretenimiento familiar, parques acuáticos, bioparques y oceanarios en la Argentina, con 50 empresas asociadas que poseen en total 200 parques en 18 provincias, están pasando una gravísima situación económica. La industria viene de durísimos años de recesión económica, donde su actividad fue declinando mes a mes, en los que han sostenido a sus empresas y obviamente a la gente que la integra con sus recursos personales, esperando la reactivación. Esto no sólo no ha sucedido sino que ahora los sorprende el COVID-19 que los encuentra con todos los parques cerrados y las cajas vacías, es el tiro de gracia que intenta poner fin a su actividad’”.
Según sus estimaciones, los parques que ya abrieron en otros países están facturando el 30% de los ingresos que percibían en tiempos de pre-pandemia. Manifestaron su preocupación por el trabajo de cerca de 15 mil personas afectadas al desarrollo de la actividad y solicitaron al gobierno nacional que habilite el 100% del pago del ATP con aguinaldos incluidos hasta junio del año próximo, rebaja en contribuciones patronales, exención de impuestos, impuesto a las ganancias e ingresos brutos, subsidios para el pago de facturas de luz y acceso a créditos bancarios a tasa cero a pagar en 24 cuotas con 12 meses de gracia.

Rodo Claramonte