En este nuevo Plan Procrear II, el objetivo del Gobierno es construir 20.000 viviendas y generar 24.000 lotes con servicios. Para ello, se articulará el trabajo con las provincias y los municipios, en función de su planeamiento territorial y las estrategias de zonificación que cada uno posea.

El nuevo plan, se estima que las viviendas se pueden pagar atreves de un sistema de recuperación. Según afirmaron desde el Ministerio de Hábitat, el mecanismo consistirá en la implementación entre los bancos y la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) de un código de descuento directo que permitirá cobrar un porcentaje de las cuotas del plan directamente de los ingresos de los beneficiarios.

La importante anuncio, la salida de la titular del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, re direccionó el camino y con el arribo de Jorge Ferraresi, comenzó a delinearse lo que será una segunda versión de este programa de viviendas, cuya aplicación contará con varias modificaciones según lo detallado por el nuevo director de Desarrollo y Hábitat.

En el nuevo plan, se estima que las viviendas se puedan pagar a través de un sistema de recuperación. Según afirmaron desde el Ministerio de Hábitat, el mecanismo consistirá en la implementación entre los bancos y la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) de un código de descuento directo que permitirá cobrar un porcentaje de las cuotas del plan directamente de los ingresos de los beneficiarios.

Por otra parte, según trascendió desde el Ministerio, están trabajando en nuevos instrumentos con la Bolsa de Valores de la Argentina, el Banco Central y demás entidades, con el fin de generar “herramientas financieras” y poder  así destinar créditos para un sector que hoy entraría en los niveles más altos del Procrear. Dichos créditos, tendrían un plazo de entre 120 (10 años) y 300 cuotas (25 años), dependiendo de los ingresos con los que cada familia solicitante cuente.

“El Procrear tiene una necesidad fundamental en el tema del recupero financiero. Tenemos que hacer un replanteo, porque en el inicio el Procrear eran aportes de la Anses, que a partir de su economía no aporta más, entonces eran aportes únicamente del tesoro nacional. Debemos generar un mercado de capitales que aporte a ese programa para iniciar un proceso que tenga que ver con el recupero de la inversión”, explicó el funcionario.

Vale recordar que en la actualidad, los créditos hipotecarios para la construcción de viviendas están destinados a construcción en lotes propios o lotes de Procrear, y que la suma de los ingresos netos mensuales del grupo familiar debe estar en el rango de entre dos y ocho salarios mínimos vitales y móviles ($41.175 a $164.700) al momento de la inscripción.

En agosto del año pasado, el Gobierno nacional había lanzado una nueva edición del plan Procrear, que constaba de nueve líneas de financiación para refacciones, ampliación y construcción de viviendas, buscando alcanzar alrededor de 300.000 créditos, entre personales e hipotecarios. Además, comenzó a aplicarse una nueva forma de actualización de las cuotas basada en la variación de los salarios, con el fin de abandonar el sistema de créditos UVA que se actualizaba por inflación.

Mercedes