Un acuerdo de precios y salarios para atacar la inflación es una estrategia únicamente coyuntural, que no alcanza para frenar la escalada de precios, por lo que hacen falta “medidas estructurales”, afirmó el economista Gustavo Marangoni.
El consultor advirtió que este año será “muy duro en materia de inflación, porque venimos de un 4% en diciembre y tendremos otro 4 por ciento, o un poco más, en enero”.
“Estamos ante una aceleración de precios y eso es inconveniente para cualquier argentino, y para el gobierno en un año electoral”, señaló Marangoni
Recordó que “toda nuestra vida en los últimos 50 ó 60 años está marcada por la inflación, y si el problema dura tanto tiempo quiere decir que es estructural, y para algo así necesitamos una respuesta o plan, y hace falta atacar en conjunto a toda la economía”.
Dijo que el gobierno “se está moviendo con medidas transitorias y sectoriales, como el acuerdo de precios de la carne, busca otro con el maíz, y está buscando solucionarlo”.
Marangoni, director de la Consultora M&R, consideró que el ministro Martín Guzmán tiene un “buen diagnóstico y menciona varios componentes como causas, como la distribución del ingreso, el déficit fiscal, niveles de emisión, cuando otros economistas le echan la culpa a solo uno de ellos”.
“Está reconociendo múltiples causas, no se para arriba de una sola y tiene una mirada multicausal, pero las herramientas que tiene son condicionadas”, advirtió.
Consideró que “se deben actualizar tarifas y bajar el gasto, aunque este año no tendremos el de la ATP y el IFE, y menos adelantos del Banco Central, pero ese es el marco teórico”.
“Hay que considerar también que es lo que tiene y lo que puede hacer para tratar de administrar la economía en medio de una pandemia, con una economía global en crisis, y en un contexto de alianza electoral”, señaló.
Expresó que los acuerdos de precios y salarios son “siempre una medida transitoria, que al principio se festeja porque empieza a ir bien, pero hay que ver cuánto dura y cómo podemos salir”.
“En medio de una inercia inflacionaria los precios relativos se modifican, y en algún momento algunos ganan y otros pierden, y hay que reacomodar todo de nuevo”, explicó Marangoni.
Señaló que “en el mensaje de Guzmán de bajar cinco puntos por año la inflación está señalando que su estrategia es gradual, y ojalá se pueda, pero en los últimos gobiernos de Cristina Kirchner y el de Mauricio Macri, se encararon políticas graduales, pero al final siempre se escapan los precios”.
“La Argentina tiene que tener una política fiscal que tienda al equilibrio, que podría lograrse en el 2022, pero no puede tener la la misma conducta del año pasado, porque no tenemos crédito externo y la emisión es un factor de riesgo”, alertó.

Rodo Claramonte